Cantinflas enseña la historia de los latinos en EEUU

La nueva edición de Latinos USA: A Cartoon History conquista a más jóvenes

Nueva York – Como buen mexicano nacido en la segunda mitad del siglo XX, el escritor y académico Ilan Stavans creció en un mundo de caricaturas y personajes cómicos como Cantinflas, que afloraron en el furor de la industria literaria y de medios latinoamericana.

A esos tiempos en su México natal le debe su fascinación por los cómics que hoy combina con su pasión por la historia latinoamericana. De esta manera, ha moldeado la mirada de la cultura hispana que plasma en sus textos, crítica y entretenida por la que muchos devoran sus obras, sin percatarse que son libros de historia.

Recientemente, la editorial Basic Books editó una versión revisada de ‘Latinos USA: A Cartoon History’, que ya está a la venta.

En esta obra publicada por vez primera en 2000, Stavans rememora el acontecer latinoamericano desde la Conquista hasta nuestros días, con la ayuda de las ilustraciones del dibujante mexicano, Lalo Alcaraz.

Tras una década de profundos cambios sociales, este profesor de Amherst College, Massachussets, actualiza los contenidos e incorpora hechos que han cambiado al continente, a la sociedad estadounidense y a sus vecinos más cercanos.

“Somos otro país latinoamericano que vive dentro de la bestia y no se puede entender a sí mismo sin ver lo que pasa alrededor”, destaca Stavans.

En las páginas, el autor caricaturizado relata los hechos y los comenta agudamente con la ayuda de cuatro personajes, algunos tan emblemáticos de la cultura mexicana y latinoamericana como el propio Cantinflas.

El ascenso de Barack Obama como el primer presidente afroamericano de la nación, el nombramiento de Sonia Sotomayor como magistrada de la Corte Suprema de Justicia, la aparición de la nueva izquierda en Latinoamérica con líderes como Hugo Chavéz, las luchas por una reforma migratoria en Estados Unidos son parte de los capítulos históricos que se reflejan en estas páginas.

Latinos USA está dirigido a un público joven, en su mayoría estudiantes, “que lo usa como trampolín para discutir temas de inmigración, racismo, educación y el futuro de indocumentados”; pero ahora su audiencia es más amplia.

La colaboración con Lalo Alcaraz ha sido clave para lograrlo, según admite Stavans.

Las generaciones jóvenes de hoy crecieron en un mundo de la imagen, recuerda el autor.