Paula Avilés: ser bilingüe le ha ayudado en su trabajo

Guía de Regalos

Paula Avilés: ser bilingüe le ha ayudado en su trabajo
Paula Avilés trabaja en Ellis Island desde 1999 hasta convertirse en guardabosque en la Estatua de la Libertad.
Foto: Gloria Medina / EDLP

Nueva York – Después de ser una ama de casa, Paula Avilés decidió que era hora de forjarse un mejor futuro para ella y sus hijos. La madre soltera de dos pequeños empezó a trabajar en Ellis Island en 1999 y durante los años siguientes se preparó para convertirse en guardabosque en la Estatua de la Libertad. Nacida en Brooklyn, de padre ecuatoriano y madre dominicana hace 41 años, Avilés se siente orgullosa de sus raíces porque siendo bilingüe puede ayudar mejor a los visitantes de la isla.

¿Cómo fue el inicio en su trabajo?

Empecé como recepcionista en Ellis Island dando información de los servicios a los visitantes. Pero eran trabajos temporarios. Después del ataque terrorista del 9/11 se abrieron posiciones permanentes como guardabosques en las dos islas.

¿Qué preparación tuvo que tener para llegar a ser guardabosques?

Ya me había graduado en Negocios y también obtuve un grado en Historia y eso me ayudó mucho. Cuando empecé a trabajar tenía que ir hasta Nueva Jersey a tomar cursos de entrenamiento y certificarme para poder servir al público, soy una guía del parque.

¿Cómo es un día de trabajo en la Estatua de la Libertad?

Llego en un barco que trae a los empleados desde Manhattan para la isla; trabajo de lunes a viernes de 9:00 a.m a 5:00 p.m. Guío tours todo el día, cada uno de una hora. Cuando no estoy dando los tours, estoy en el centro de información educando a los visitantes acerca de la isla, la estatua y las otras islas como Ellis Island. En este momento la Estatua está cerrada por remodelación, pero cuando está abierta, doy el tour por dentro del monumento hasta el observatorio y doy charlas en la Corona.

¿Ha tenido alguna experiencia en su trabajo que nunca olvidará?

Cuando ocurrió el atentado a las Torres Gemelas, el 9/11. En ese entonces todavía estaba en la Ellis Island, en la oficina, cuando pasó lo del primer avión, pero sólo pensamos que era un accidente. Estábamos viendo hacia Manhattan cuando vimos el segundo avión estrellarse. Todos los puentes y túneles cerraron y no teníamos para donde ir, sólo teníamos el puente privado de la Isla que conecta con Jersey City y por ahí llegaron muchas ambulancias para asistir a la gente en la isla y a las personas desorientadas que llegaban en botes desde Manhattan. Aquí les dimos alimentos, curamos a algunos de ellos y llamábamos a los parientes porque ningún celular servía. Ese día hicimos la diferencia durante la tragedia.

¿Qué hace en su tiempo libre?

Hace poco empecé a hacer ejercicio y más que todo cuido a mi tía que está un poco enferma y a mi mamá. Vivo con las dos en Brooklyn. Ellas me cuidaron cuando yo estaba pequeña, ahora yo las cuido y a mis dos hijos que ya son dos adolescentes de 14 y 15 años. Siempre los tengo ocupados en alguna actividad para que se mantengan activos.