Juego contra Gales tiene vibrando a mexicanos

Los amantes del fútbol mexicano ya preparan sombreros, penachos y demás parafernalia para animar a su selección en el partido contra Gales, que se ocurrirá este domingo en el estadio MetLife, de Nueva Jersey.

Juego contra Gales tiene vibrando a mexicanos
Félix Hidalgo, mexicano de Passaic, Nueva Jersey, dice ser un gran fanático de la selección mexicana. Entre inchas, él es conocido por su tambor y penacho.
Foto: Zaira Cortes / EDLP

Nueva York – Los amantes del fútbol mexicano ya preparan sombreros, penachos y demás parafernalia para animar a su selección en el partido contra Gales, que se ocurrirá este domingo en el estadio MetLife, de Nueva Jersey.

Con la cara pintada con su tricolor, y porras amenizadas con trompetas y matracas, los fanáticos demostrarán su pasión por la camiseta verde.

Félix Hidalgo, de 43 años y residente de Passaic, Nueva Jersey, es popular en su comunidad por ser una fanático de corazón de la selección mexicana; tanto así que en vísperas de cada partido sale a las calles con penacho y tambor para despertar el espíritu futbolero en sus compatriotas.

Aunque el partido México contra Gales será el próximo domingo, Hidalgo ya encendió motores y está listo para entonar porras tales como “agua de sandía, dulce de cajeta, la selección mexicana es la neta (la mejor)”.

En caso de que los maestros del silbato omitan una falta, el súper fanático también compuso una creativa frase: “Pancito con nata, ese arbitro ya metió la pata (se equivocó)”.

“Soy tricolor de hueso colorado. En mis venas corre el rojo, verde y blanco a mucho orgullo. Esta pasión que arde en mi alma la comparto con todos mis paisanos”, comentó.

El aficionado explicó que por naturaleza es tímido, pero cuando se trata de la Selección Mexicana, se convierte en otro, “como un Hulk mexicano”. Hidalgo labora para el restaurante mexicano “El Águila”, lugar que en los últimos años se convirtió en un centro de reunión para aficionados de la camiseta verde de Passaic.

“En cada partido, los amantes del balompié viene aquí para pasarla en familia y gritar hasta quedare sin aliento”, apuntó.

Las mexicanas también disfrutan del futbol, y María Román, una residente de Passaic, dijo que rezará a todos los santos “gringos” y mexicanos, para que la selección resulte triunfadora en su partido de preparación.

Para algunos fanáticos, el amor por el futbol no conoce límites ni distancia. Marcos Martínez y Ángel Bautista, residentes de Hampton Bays, Long Island, viajarán cerca de tres horas para animar a su selección en el estadio MetLife, en Nueva Jersey.

“En una década de vivir en este país, jamás me he perdido una partido del Tricolor. No importa lluvia, truenos o relámpagos, yo estoy ahí gritando a todo pulmón”, dijo Ángel Bautista.

Marcos, quien compró su boleto por $80, ya preparó el sombrero de charro “color de hormiga” (rojo) y afina la garganta para entonar “El Rey”, la popular canción de José Alfredo Jiménez.

“Lo chido (divertido) es jalar con la banda (salir con amigos) y sentir como la emoción por un gol sale de tu cuerpo contagiando a todos en el estadio”.

En Queens, Roberto Pompa, de 30, sacó del armario su camiseta verde firmada por el jugador estrella Rafael Márquez, quien visitó al Rockefeller hace dos años.

“Aunque muchos no entraremos a ver el partido, de todos modos iremos al estadio y estaremos afuera apoyando a la selección”, indicó.