La casa del jazz en Harlem

Abre sus tesoros a la comunidad de glorias como Duke Ellington y Tito Puente

Dave Valentin durante uno de los conciertos organizados por el museo en Orchard Beach, como parte de sus programas.
Dave Valentin durante uno de los conciertos organizados por el museo en Orchard Beach, como parte de sus programas.
Foto: fotos cortesia

Nueva York.- Fuera de Nueva Orleans, ninguna comunidad ha abrigado más glorias del jazz que Harlem. Tampoco hay otro sitio que haya sido testigo de la fusión cultural entre latinos, afroamericanos y blancos que exhala este versátil género.

Por eso, no hay un mejor lugar para ser la sede de un museo que honra a grandes como Duke Ellington, Billie Holiday, Count Basie, Tito Puente y Celia Cruz.

Más de 20,000 turistas visitan cada año The National Jazz Museum in Harlem, en el segundo piso del 104 de la calle 126 este. Pero, en realidad, quienes nutren este espacio son los neoyorquinos.

“Somos conocidos como un museo de la comunidad, por la variedad de programas y actividades gratuitas que ofrecemos”, explica su director Christopher Perry.

En su centro de visitantes, cada semana se reúnen decenas de aficionados para escuchar de la voz de expertos y músicos consagrados las maravillas de un género o de un intérprete.

Robert Sancho, productor musical y directivo del museo, destaca que el museo quiere contar la historia de los latinos en el jazz. Para ello siempre tienen actividades relacionadas en agenda.

Por ejemplo entre los programas que hemos presentado está es de “Jazz para oyentes curiosos” -uno de los programas gratuitos para aprender a escuchar y apreciar este género- dedicado a la música latina en Nueva York.

En estos encuentros se habló de jazz, merengue, mambo, salsa y hasta rap. También un evento especial honró la memoria de la reina de la salsa, Celia Cruz.

Así mismo organizan tertulias con expertos como Joe Conzo -autor de libros como ‘Mambo Diablo: Mi viaje con Tito Puente’- que han sido protagonistas de la evolución de la música latina en Nueva York.

En el verano, los conciertos al aire libre son ya una tradición en sitios como Orchard Beach en El Bronx, Grant’s Tomb en Manhattan y diversos parques de la ciudad.

“El año pasado al concierto en Orchard Beach con Dave Valentin acudieron más de 10,000 personas”, comentó Perry. Si bien no tienen fechas precisas, es seguro que este año no será la excepción.

En 2010 el museo adquirió la Savory Collection, una selección de grabaciones de radio originales de los años treinta, donde hay piezas de Louis Amstrong, Benny Goodman, Billie Holiday y otros músicos en su época dorada.

Robert Sancho tiene en sus manos lo que para él podría ser la versión hispana de la Savory Collection. Más de 10,000 grabaciones de radio de las grandes orquestas y estrellas como Machito, Tito Rodríguez, Tito Puente y Eddie Palmieri.

“Son programas de emisoras de Cuba y Puerto Rico de los años treinta a cincuenta, donde está hasta una jovencita Celia Cruz cantando en la radio cubana”.

La meta es digitalizar todas esas piezas para que, así, académicos, músicos y público en general pueda acceder a ellas y disfrutarlas.