Túnez cierra semana de huelgas y protestas sociales

Uno de los principales reclamos es que los salarios del país no se están ajustando al ritmo de la inflación de precios.

Túnez cierra semana de huelgas y protestas sociales
Túnez fue el primer país del Magreb en el que se desencaderon protestas que acabaron con la presidencia de Ben Alí.
Foto: AP

Túnez, 25 de Mayo.- Las regiones tunecinas de Kef (noroeste) y Sfax (sureste) fueron hoy testigos de varias protestas sociales y sindicales que se han repetido a lo largo de la semana en distintos puntos del país, indicaron fuentes sindicales.

En la ciudad de Sakiet Sidi Yusef, en Kef, a 215 kilómetros al oeste de Túnez capital, una huelga general paralizó y cerró el puesto fronterizo con Argelia ubicado en esta localidad, lo que afectó a la actividad económica de la región, según fuentes sindicales.

Las mismas fuentes aseguraron que los habitantes de esta localidad limítrofe reivindican “el derecho al desarrollo regional y al empleo”.

Alrededor de mil ciudadanos fueron dispersados ayer con gases lacrimógenos por la Policía cuando se manifestaban ante la sede del gobernador regional para pedir “el lanzamiento de proyectos regionales que ayuden a la creación de empleo”.

Los altercados con las fuerzas de seguridad causaron 17 heridos.

Asimismo, en la región industrial de Sfax, a 270 kilómetros al sur de la capital, una huelga general paralizó hoy diversos sectores productivos, según las mismas fuentes que no dieron más detalles.

Las delegaciones regionales del influyente sindicato Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT) en Kef, en Yenduba, situada entre Kef y Túnez, y en Gafsa, a 340 kilómetros al sur de la capital, han convocado huelgas generales para los próximos 4 y 5 de junio.

El sindicato denuncia “la ausencia de proyectos de desarrollo que satisfagan a los jóvenes que buscan empleo” en esas regiones deprimidas.

Las fuentes sindicales precisaron que “existe un malestar en las bases obreras ante el temor de que el Gobierno no apruebe aumentos salariales en un momento en que el país sufre un alza vertiginosa e histórica de precios”.

Paralelamente a estos movimientos, en la capital se puso fin a una concentración frente a la sede del primer ministro, en la plaza de la Kasba, organizada por la Unión de Diplomados Parados (UDC).

El presidente de la UDC, Salem Ayari, dijo hoy a Efe que “la sentada se levantó para reorganizar mejor el movimiento de protesta de los parados dentro de 15 días”.

El malestar social también afecta a los profesores de enseñanza primaria, que han convocado una huelga a nivel nacional para el próximo 30 de mayo, con el objetivo de exigir mejoras laborales.

El lunes y el martes pasados, también se registraron protestas en las regiones de Ain Draham, a 190 kilómetros al oeste de la capital y Gabes, a 400 kilómetros al sur de Túnez.

Protestaban contra el Gobierno dirigido por el partido islámico Al Nahda, al que acusan de no ejecutar proyectos para favorecer el desarrollo regional.