Verástegui fiel a sus principios

Nueva York – El galán mexicano Eduardo Verástegui admite que nunca había oído de la Guerra de los Cristeros y su lucha durante 1926 y 1929.

“Esto me dio mucha pena, porque yo vine a saber de la historia a los 30 años, y llamé a mis amigos para saber si la conocían. Ellos tampoco estaban al tanto. Era como si la hubiesen erradicado de nuestra conciencia histórica. Me dio hasta pena ajena, pero fue una gran dicha poder ser parte del filme ‘For Greater Glory’”, admite el actor ojiverde oriundo de Tamaulipas, que se inició en la farándula en la banda musical Kairo a mediados de los 90 y que incursionó con éxito en Hollywood en la pasada década.

Antes de su participación en ‘For Greater Glory’, Verastegui apareció en la cinta ‘Bella’, un filme que lo posicionó en el mapa de actores y productores latinos en la competitiva meca del cine.

“He estado trabajando en una película muy importante para mí que se llama ‘Little Boy’, llevamos cuatro años en producción. Ya estamos a punto de terminarla”, señala sobre los proyectos en que ha estado trabajando.

“Cuando me dieron la oportunidad de hacer este rol, el de Anacleto González Flores, me identifiqué mucho. El personaje es un abogado muy inteligente, dedicado, religioso, comprometido a la causa de los cristeros”, indica.

La historia narra la guerra que se vivió en México a raíz de la persecución del Gobierno a los católicos. Miles de personas perecieron a causa de estos conflictos.

“Te puedo decir que el personaje me dio más a mí. Anacleto era una persona que nos hace recordar que los valores y los principios pueden ser más importantes que las banalidades de la vida cotidiana”, confiesa el actor sobre cómo se sintió al interpretar al famoso mártir que fue beatificado por el Vaticano en la vida real.

En esta producción participan entre otros actores Andy García, Eva Longoria y Catalina Sandino Moreno, “Esta historia es nuestra ‘Schindler’s List’. Ya fue estrenada en México y es la número uno en taquilla”, menciona. “En mi vida, yo viví todo esto que fue el glamour y la superficialidad de este medio, pero como me crié en un ambiente muy religioso y católico, siempre tuve la luz de mi lado. Cuando me desviaba por cualquier razón, siempre volvía a la luz y me mantengo así”, relata el actor que también es un activista en contra del aborto, a tal grado que sólo participa de filmes que tengan un mensaje acorde a sus principios.