Polémica en Asamblea de la OEA

Debatirán reforma a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Washington.- Los cancilleres reunidos en la Asamblea General de la OEA estudiarán varios temas de difícil consenso, pero la polémica promete centrarse en un punto que debe votarse en la cita- la reforma de la CIDH y el supuesto intento de debilitar su labor.

La agenda de la cita anual de la Organización de Estados Americanos (OEA), prevista entre el 3 y el 5 de junio en Cochabamba (Bolivia), será “la misma” que la que se debatió en el foro del año pasado en El Salvador, según admitió esta semana en un encuentro con la prensa el secretario general del organismo, José Miguel Insulza.

La única excepción en ese orden del día, en el que persisten temas como las aspiraciones de Bolivia de tener acceso al de Marzo y de Argentina de recuperar su soberanía sobre las islas Malvinas, será el proceso para “fortalecer” la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), explicó Insulza.

El pasado enero, los Estados miembros de la OEA aprobaron una serie de recomendaciones no vinculantes para reformar la CIDH, que algunas organizaciones civiles consideran un intento de limitar la autonomía del organismo por parte de gobiernos como los de Ecuador o Venezuela, sobre los que la Comisión ha emitido informes polémicos.

Insulza llevará a Cochabamba un informe en el que se pronuncia sobre esas recomendaciones, que podrían convertirse en obligaciones para la CIDH si los cancilleres así lo deciden, en una votación que se producirá probablemente durante su reunión a puerta cerrada el martes.

En su informe, presentado el 22 de mayo, Insulza respalda al menos dos de las recomendaciones que más revuelo han causado entre la sociedad civil- la que pide que se modifique el estatuto de la CIDH para que el organismo deba consultar a los Estados antes de emitir medidas cautelares, y la relativa al Capítulo IV del informe anual.