Nueva crisis irrumpe en la Alianza Dominicana

La emblemática organización Alianza Dominicana enfrenta lo que parece ser una nueva crisis económica. Quisqueyanos del Norte de Manhattan temen perder los servicios que esta institución provee desde 1985.
Nueva crisis irrumpe en la Alianza Dominicana
Exterior de la nueva sede de la organización Alianza Dominicana en la calle 166, donde según informes de prensa peligra su futuro por la falta de recursos.
Foto: Zaira Cortes / EDLP

Manhattan – La emblemática organización Alianza Dominicana enfrenta lo que parece ser una nueva crisis económica. Quisqueyanos del Norte de Manhattan temen perder los servicios que esta institución provee desde 1985.

Mariela Fermín, presidenta de la Junta Directiva de Alianza Dominicana, declinó comentar acerca de las acusaciones de unas ex-empleadas sobre el impago de sus salarios, e indicó que sería hasta la mañana de hoy cuando hablaría con la prensa.

“A lo largo del día la Junta Directiva dialogará. Hasta no tomar el consenso de nuestros integrantes, no podremos dar mayor información”, indicó en entrevista telefónica.

Según NY1 Noticias, ex-empleadas de la organización denunciaron que no han recibido los últimos nueve cheques por el pago de sus servicios, y que la institución no tiene dinero para operar.

El portal también informó la versión no confirmada de que el ex-infante de marina, Robert Espaillat, ya no está al frente de la organización desde el jueves pasado.

Fermín también rehusó confirmar si Espaillat dejó la directiva y cuáles fueron las circunstancias.

“No puedo hacer comentarios hasta no terminar la reunión con la Junta Directiva”, insistió.

En febrero, Robert Espaillat fue nombrado director ejecutivo de Alianza Dominicana, a un año de que Moisés Pérez, actual director de campaña del congresista Charles Rangel, dejara el cargo por conflictos de intereses.

Durante la inauguración de la oficina de campaña del veterano congresista en Washington Heights, la cual ocupa el antiguo edificio de Alianza Dominicana en la Avenida Amsterdam, Rangel dijo a El Diario-La Prensa que es lamentable la situación que encara una de las organizaciones más queridas de la comunidad.

“Esperemos que los conflictos internos se resuelvan satisfactoriamente, pues los dominicanos del área necesitan que esta institución se mantenga firme”, comentó Rangel.

El congresista apuntó que mantiene su respaldo moral para Alianza Dominicana; sin embargo, en 2010 el apoyo del congresista no se limitó a los buenos deseos, pues logró dirigir a la institución $2.6 millones en fondos federales para la construcción del nuevo edificio, ubicado en 166 y la Avenida Audubon.

Para entonces, el grupo sin fines de lucro debía $526,000 en salarios a atrasados a 200 trabajadores.

Por su lado, Moisés Pérez se limitó a comentar que no tiene ninguna relación con la organización y lo que sabe de sus conflictos es lo que circula en los medios.

El asambleísta Guillermo Linares indicó que mantiene firme el apoyo para Alianza Dominicana, y destacó la importancia del nuevo edificio como un centro comunitario.

La organización asiste a familias dominicanas con servicios en salud, inmigración, cuidado de niños, violencia doméstica y vivienda, entre otros.