Desfile Gay celebra sus hitos

Una de las carrozas que participó en el desfile, que se  destacó por sus vistosos vestidos y disfraces en un festejo   marcado por los logros del colectivo LGBT en NY.
Una de las carrozas que participó en el desfile, que se destacó por sus vistosos vestidos y disfraces en un festejo marcado por los logros del colectivo LGBT en NY.
Foto: Jose A. Rivera / EDLP

QUEENS – Con el lema “Una generación de Orgullo en Queens” se celebró ayer por todo lo alto la vigésima edición del Desfile del Orgullo Gay en Jackson Heights, la barriada donde se comenzó a formar la primera gran comunidad LGBT latina de Nueva York.

El de este año fue un desfile marcado por la alegría y el recordatorio. Alegría porque es el primer desfile que tiene lugar después de que el matrimonio entre personas del mismo sexo fuese aprobado el año pasado en el estado.

“Me vine aquí de Cuba hace 12 años a disfrutar de mi sexualidad con libertad y ahora me puedo casar con quien yo quiera”, dijo Reynaldo Sánchez, que asistió al desfile junto a su compañero. “Hoy (por ayer) tengo mucho que celebrar”, agregó.

En una efeméride tan marcada para la comunidad LGBT de Queens, tampoco se podía dejar de lado el precio que se ha pagado hasta llegar hasta aquí. El desfile surgió como respuesta al asesinato en un crimen de odio del joven gay puertorriqueño Julio Rivera y, por ello, en el 20 aniversario, su familia fue nombrada Gran Mariscal del evento.

“Honran su memoria de la mejor manera posible”, declaró Rita Barbakos, hermanastra de Rivera. “Estaremos siempre agradecidos a la comunidad LGBT de Jackson Heights y a todos los que han contribuido al movimiento LGBT en la ciudad de Nueva York”.

La festividad acabó con la proyección por la tarde en la escuela Renaissance Charter del documental “Julio de Jackson Heights”, que muestra precisamente como la comunidad LGBT del barrio se unió tras el asesinato de Rivera a principios de los años noventa.

Mucho han cambiado las cosas desde entonces en Nueva York, pero algunos consideran que aún queda mucho camino por andar, especialmente en otros estados de la nación.

“No pararemos hasta que nuestros hermanos de Texas, Nuevo México o Arizona tengan el mismo derecho a casarse que nosotros”, dijo el mexicano Fermín Zabala, que el mismo día del desfile celebraba sus seis meses de casado con su compañero sentimental.