Despenalizarán uso de marihuana

Propuesta del gobernador evitaría que jóvenes de las minorías sean discriminados
Despenalizarán uso de marihuana
Un reporte reciente de la organización The Partnership at Drugfree.org reveló que más adolescentes fuman marihuana por estos tiempos.
Foto: AP

Nueva York.- El gobernador Andrew Cuomo presentó ayer una iniciativa para despenalizar la posesión y uso de marihuana en público, una medida que busca poner fin a la discriminación contra latinos y afroamericanos, según dijo el propio gobernador.

De acuerdo a la nueva legislación propuesta, la posesión en público de hasta 25 gramos de marihuana será castigada con una multa de $100 en lugar de ser considerada un delito menor, como era el caso hasta ahora.

La ley anterior podía acarrear graves consecuencias para la comunidad latina de inmigrantes ya que, con la implantación de la política de “Comunidades Seguras” en todo el estado, tras cualquier detención, aunque fuera por un delito menor, la policía tiene el deber de chequear al detenido en la base de datos del Departamento de Inmigración y Aduanas para comprobar si se encuentra en situación irregular en el país.

O, lo que es lo mismo, un inmigrante indocumentado detenido simplemente por fumar marihuana en la calle, podía entrar en proceso de deportación.

“Esta nueva ley salvará a miles de neoyorquinos, que son de manera desproporcionada jóvenes hispanos y negros, de ser castigados con delitos menores innecesarios”, dijo Cuomo.

El gobernador también apuntó que esta medida dará un respiro a los jóvenes, que al ser arrestados por esta circunstancia pasaban a llevar “una mancha en su historial que les podía impedir encontrar trabajo en el futuro”.

La propuesta de Cuomo recibió el respaldo inmediato, tanto del comisionado de la Policía, Raymond Kelly, como del alcalde Michael Bloomberg, aunque éste último sigue defendiendo la efectividad de la legislación anterior, asegurando que ayudó a reducir el crimen en un 35%.

“La propuesta del gobernador supone el equilibrio justo para que la policía siga contando con las herramientas para mantener la seguridad pública”, dijo el alcalde. “Gracias a la NYPD, nuestra ciudad ha dejado atrás los días en que la marihuana era vendida y fumada en nuestras calles sin consecuencias”, agregó.

La nueva legislación fue bien recibida en el seno de las comunidades de inmigrantes.

“Es un gran paso para acabar con la criminalización de los jóvenes de color y para restablecer las relaciones entre las comunidades minoritarias y el gobierno”, declaró Alfredo Carrasquillo, que fue arrestado en el pasado por posesión mínima de marihuana y que ahora es miembro de la organización “Comunidades Unidas para una Reforma de la Policía”.

En la calle, los jóvenes son los que más celebran la medida. “Yo no fumo marihuana, pero a uno de mis amigos se lo llevaron a comisaría por ello y no me parece justo”, dice Joel López, de 19 años. “Ya es hora de que la policía se ocupe de cosas más importantes y nos deje en paz”.

Entre los padres, la reacción es mixta. “Que la policía es racista y busca cualquier excusa para detener a inmigrantes ya lo sabemos todos, pero se si se baja la mano dura con la marihuana, los jóvenes se creen que esta bien y luego se pasan a cosas más fuertes”, dice María Peinado. “Yo tengo hijos pequeños y me gustaría que crecieran en un ambiente libre de drogas, pero, por lo que se ve en la calle, creo que es difícil”, acotó.