Crear alianzas

Guía de Regalos

Crear alianzas
No subestime la importancia de la Internet para comunicarse con sus contactos.
Foto: La Prensa

Otra estrategia exitosa en el mundo empresarial actual es la creación de alianzas estratégicas. Si usted está leyendo esto, seguramente es miembro de la Cámara de Comercio Hispana, de manera que ya reconoce el valor de esta estrategia.

Las cámaras y asociaciones son un lugar excelente para comenzar a construir su red de influencia. También puede considerar ofrecer su tiempo para dictar charlas sobre sus experiencias y especialidades, representando y promoviendo a su empresa mientras lo hace.

El establecimiento de colaboraciones también le permitirá promover su negocio. Ofrecer sus servicios ocasionalmente como voluntario y para clientes potenciales o fuentes de referencias le puede ayudar a desarrollar su base de clientes.

Identifique personas y empresas con las que pueda establecer alianzas mutuamente beneficiosas. El ideal es que ellos puedan promover sus servicios o productos y usted los de ellos. Debe ser una alianza que le enorgullezca, que le agregue valor a su imagen corporativa y de ninguna manera le perjudique su reputación. Tenga en cuenta que una alianza puede que no resulte productiva para su negocio inmediatamente pero quizás le ayude a largo plazo.

No subestime el poder de la Internet para comunicarse y mantenerse actualizado con sus contactos.

Además puede usar la Internet para atraer a nuevas personas a su empresa y causar una impresión positiva. Utilizando herramientas como LinkedIn, colocando enlaces entre la página de Internet de su empresa y la de organizaciones como HBIF y la Cámara de Comercio Hispana, creando una página de Facebook de su empresa y colocando información en ella para apoyar a causas caritativas puede crear una imagen corporativa comunitaria y generosa.

Enfoque su tiempo en clientes calificados. Desarrollar planes de negocios y mercadeo le ayudará a determinar quiénes son sus clientes calificados. Analice e identifique las características de sus clientes ideales y compare su selección con segmentos demográficos. Tenga en cuenta tanto su alcance geográfico como su capacidad de diversificación y producción.

Piense en qué tipo de problema resuelve su producto o servicio, qué necesidad suple su producto. Si su producto o servicio está dirigido a individuos, tenga en cuenta aspectos como zona residencial, nivel de ingresos, cultura y edades. Si está dirigido a empresas, tenga en cuenta ubicación, industria, tamaño, tiempo establecido, y proveedores actuales.

A medida que le presente su producto a individuos y empresas, organice sus contactos y sea realista en la categorización de sus prospectos. Pregúntese si el cliente necesita su producto o servicio. ¿Tiene el cliente dinero para gastar? ¿Se encuentra motivado el cliente con respecto a lo que usted ofrece? ¿Podrían clientes actuales referirle a otros clientes basado en su experiencia con su empresa?

Califique a su clientela y aprenda a decir “no” a quienes no tienen el potencial de producir el resultado que usted busca. Si hay un buen prospecto pero no es el momento adecuado para que le compre, planee contactarlo en un momento más propicio y concéntrese en otros clientes calificados.

Si pertenece a una cámara de comercio u otra organización que organice eventos para promover empresas, asista a los eventos donde sea más probable que encuentre a su clientela ideal.

Verifique que sus mensajes, técnicas de presentación e inversiones de publicidad estén bien escogidos para su cliente ideal.