Padres abogan por alternativas a suspensiones escolares

Guía de Regalos

NUEVA YORK – Algunos padres de familias hispanos creen que la disciplina escolar es necesaria pero están en contra de las sanciones severas que aplican las instituciones educativas de Nueva York.

“La educación y la disciplina comienzan en casa. Si los estudiantes no se portan bien hay que corregirlos, pero por cosas menores no hay que suspenderlos”, dijo María Aguirre, madre de una estudiante de 15 años, al conocer que el año pasado se registraron 73,400 suspensiones escolares en la Ciudad.

Aguirre cree que se deberían buscar métodos alternativos para que los estudiantes no pierdan clases.

Marisol Torres considera que aunque se debería cambiar el código disciplinario que, según estudios afecta mayormente a los estudiantes de las minorías, los padres deberían de involucrarse en la disciplina de sus hijos.

“Hay padres que no le prestan atención a sus niños, ni se enteran si sus niños asisten a clases”, afirmó Torres. “Hay estudiantes que son groseros y no respetan a los profesores, entonces hay que hacer algo para que no se desvíen”, agregó.

Ayer en Manhattan, padres de familias, estudiantes y líderes comunitarios exigieron, durante una protesta, que se modifique el actual sistema de disciplina en las escuelas de Nueva York.

“A pesar de los cambios que hizo el año pasado el Departamento de Educación, todavía se necesita hacer más. Los estudiantes que están pagando un alto precio son hispanos y afroamericanos”, aseguró María Fernández, de la organización Urban Youth Collaborative (UYC).

Fernández expresó que los manifestantes, entre otras, estaban pidiendo que se destinen más recursos para las escuelas con el objetivo que fomenten programas alternativos e igualmente que eliminen las suspensiones por más de 10 días porque han notado que los estudiantes castigados por 30, 60 o 90 días no acuden a las escuelas alternativas y por lo consiguiente pierden clases.

“Queremos garantizar un ambiente seguro que fomente el aprendizaje para que nuestros estudiantes logren el éxito académico”, indicó el canciller Dennis M. Walcott en un comunicado.

“Revisamos de cerca los datos -como lo estamos haciendo con los datos de suspensión- para examinar las disparidades en raza y etnicidad y trabajar para asegurar que las escuelas están proporcionando el apoyo y asesoramiento adecuados a los estudiantes”, subrayó.