Se agudiza división en seno de la OEA

Guía de Regalos

Se agudiza  división en seno de la OEA
El presidente, Evo Morales, habla durante una rueda de prensa en el marco de la 42 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA).
Foto: Martín Alipaz / EFE

COCHABAMBA – La OEA concluyó ayer su asamblea general en medio de una crisis interna y fuertes críticas desde los países del ALBA que provocaron el retiro anticipado de la representante de Estados Unidos tras la dura arremetida del único mandatario invitado, el ecuatoriano Rafael Correa.

La cita se desarrolló con la presencia de 16 cancilleres y representantes de 34 países, las ausencias más notorias fueron de la secretaria estadounidense Hillary Clinton y del canciller de Brasil, Antonio Patriota.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos fueron blanco de duras críticas del presidente anfitrión Evo Morales, de Correa y de representantes de Venezuela y Nicaragua, socios de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), quienes acusaron a la OEA y a esos dos órganos de actuar como instrumentos de Washington para torpedear a gobiernos izquierdistas de la región.

La encargada de la diplomacia estadounidense para América Latina Roberta Jacobson no alcanzó a pronunciar su discurso, que fue leído por la embajadora estadounidense Carmen Lomellin.

La representante estadounidense cuestionó que los esfuerzos se hayan concentrado más en debilitar el sistema interamericano que en fortalecerlo. Jacobson dijo a The Associated Press que el ALBA trata de “imponer” su línea haciendo ver que hay una división al interior de la OEA, cosa que no acepta Estados Unidos.