Haitianos condenados a 15 años por explotación de menores

Santo Domingo – Un tribunal condenó a 15 años de cárcel a dos hermanos haitianos que traficaban con niños de su país a los que golpeaban laboralmente y los utilizaban para mendigar en distintas calles de esta capital.

La información la ofreció la Fiscalía de la provincia Santo Domingo, organismo que identificó a los condenados como Willy Jean Pie (Pierre) y Kodoni Pie (Pierre), declarados culpables de traficar al menos 12 menores cuyas edades oscilan entre 8 y 14 años, así como de obligarlos a mendigar y maltratarlos físicamente.

La sentencia en contra de los haitianos fue dictada por el Segundo Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo, que preside el juez Víctor Mejía Lebrón. Un tercer hermano imputado en el caso, identificado como Junior Pie (Pierre), quedó en libertad por falta de pruebas.

Durante el conocimiento del juicio los jueces vieron un vídeo de más de dos horas en que los niños narraban los abusos que cometían los procesados en su contra.

La Fiscalía explicó que cuatro de los niños fueron rescatados de la calle por dos personas que los llevaron a un hogar de paso del Consejo Nacional de la Niñez (CONANI).

Las personas que rescataron a los menores denunciaron que los hermanos Pierre golpeaban a los niños y los mantenían hacinados en una vivienda ubicada en un sector del municipio Los Alcarrizos, de esta capital.

“Durante el allanamiento realizado a la casa, se determino que otros ocho niños estaban en igual situación”, indicó la Fiscalía. Informó que demostró al tribunal que conoció el caso que los 12 menores “fueron traídos desde Haití para obligarlos a pedir en las calles”.

“En el juicio se determinó que Willy Jean Pie y Kodoni Pie quitaban el dinero a los menores y en caso de no traer (dinero), les castigaban con azotes, dejaban de alimentarlos y los maltrataban verbal y psicológicamente”, informó.

Los dos haitianos fueron sentenciados por tráfico ilícito de inmigrantes, trata de personas, asociación de malhechores, rapto de menores, abuso físico y psicológico y trabajo infantil forzado. Aseguró que el apresamiento y procesamiento de los extranjeros demuestra el compromiso del Estado dominicano de cumplir con los convenios internacionales y “su firme decisión de sancionar el delito en sus distintas modalidades”.