La caída de Vázquez Mota

MÉXICO, D.F. – La popularidad de la candidata presidencial por el Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, se vino a pique en las últimas semanas como producto del abandono: de una fracción panista, de su equipo de campaña y de una sociedad con alta “tolerancia” a la corrupción, su eje de campaña.

La carrera política de la aspirante panista, de 51 años, nunca había estado expuesta al escrutinio público –fue legisladora por representación proporcional y después secretaria de Estado por cercanía al Presidente- y los desatinos políticos le pasan la factura, señalan observadores electorales.

“Su equipo de campaña no ha podido ayudarle a despertar el entusiasmo de las masas”, detalló Jorge Javier Romero, investigador de Política y Cultura de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

“Tenía fama de ser una persona informada negociadora e inteligente, pero su imagen no lo proyecta: no habla con contundencia y llega a parecer insegura, a pesar de que razona mejor y es más articulada que los otros candidatos”.

Vázquez Mota pasó en las últimas semanas del segundo al tercer sitio de las preferencias electorales con un promedio en las encuestas de 4.5 puntos de diferencia de su más cercano rival Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Movimiento Progresista.

En ese vuelco electoral, Vicente Fox, el primer presidente panista que tuvo México (2000-2006) le dio la espalda a su correligionaria, y llamó a votar por ¡Enrique Peña Nieto!, candidato de la coalición Compromiso por México integrada por del Partido Verde y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que lleva la delantera con poco más del 40% de intenciones de voto.

Vinculados a los errores internos del partido, se han sumado factores externos que explican el rezago de la panista como el surgimiento de la organización estudiantil #Yosoy132, un grupo de jóvenes que en su origen protestaban en un acto contra el candidato puntero y transformaron sus demandas a la democratización de los medios.