El debate migratorio de Israel

Israel es un país hermoso. Qué lástima que esté pasando un capítulo tan desagradable. El tema: El tratamiento del país hacia los inmigrantes de África. Según datos gubernamentales, en años recientes unos 60,000 inmigrantes -la mayoría de Eritrea y Sudán- ingresaron en Israel.

No todos los israelíes están contentos con esto. A alguna gente le preocupa que la inmigración pueda producir una realidad estadística en la que los judíos se vean sobrepasados en número por los no-judíos. Otros temen que los africanos sean simplemente demasiado diferentes para asimilarse a la sociedad israelí.

Muchas de estas cosas me resultaron familiares, a mí y a los otros cuatro periodistas latinos de nuestra delegación, debido a la manera en que a veces se trata a los inmigrantes latinos en Estados Unidos. En las doce o más reuniones que tuvimos con funcionarios israelíes -entre ellos, con el primer ministro Benjamin Netanyahu- mis colegas y yo nos concentramos en el asunto de los inmigrantes africanos.

Hace unas semanas, según el periódico británico The Guardian, decenas de africanos fueron lesionados cuando una manifestación pública en Tel Aviv pasó a la violencia. Miles se unieron a políticos para exigir el fin de la inmigración de África. Según el periódico Haaretz, políticos del partido gobernante Likud se refirieron a los africanos como “infiltradores” y “un cáncer” e hicieron un llamamiento para su expulsión de Israel.

Hace unos meses, Netanyahu, según el informe, se unió a los que caracterizan a los inmigrantes de África como una amenaza a la identidad de Israel como estado judío. ¿Realmente, Bibi? Estamos hablando de 60,000 personas. En un país de 7,8 millones de habitantes, no es exactamente una transformación.

Además, muchos de estos inmigrantes -si son como muchos de los que emigran a otros países- traen consigo atributos positivos como una fuerte ética laboral y un sentido de optimismo.

Como Estados Unidos, Israel es una nación de inmigrantes. Y como Estados Unidos, a veces no logra estar a la altura de ese título. El Departamento de Estado de EE.UU. ha expresado inquietud ante el tratamiento de Israel a sus inmigrantes africanos. No se ha dicho aún si el Departamento mostrará preocupación sobre el tratamiento del gobierno de Obama hacia los inmigrantes de Latinoamérica.

La conversación más poderosa que tuve en Israel fue con la guía del museo del Holocausto en Jerusalén. Ella señaló que algunos de sus compatriotas estaban recibiendo a los inmigrantes africanos tan mal como mucha gente de otros países recibió a los judíos que escaparon de Europa en el siglo pasado. Está mal, dijo. Mencionó a sus padres, de Polonia, que perecieron en el Holocausto. “Si ahora cierro la puerta a alguien que está tratando de entrar a este país”, dijo ella, “¿cómo podría eso honrar a mis padres?” Les dije que Israel es un país hermoso. Y es debido a gente como ella.