Dos grandes a escena

Alemania y Portugal miden fuerzas en su debut en la Euro

Guía de Regalos

Dos grandes a escena
Cristiano Ronaldo juega con el balón durante el entrenamiento de ayer, previo al duelo ante Alemania, en el Arena Lviv, en Ucrania.
Foto: AP

LVIV, Ucrania (EFE).- Alemania y Portugal, dos de las mejores selecciones de Europa, se miden hoy en su primer partido del temido Grupo B en dos momentos anímicos opuestos, los lusos respiran tensión, mientras que los alemanes esperan relajados.

Ambas selecciones, que se enfrentan en Lviv, al oeste de Ucrania, jugarán sabiendo el resultado de sus otros dos rivales de grupo, pues Holanda y Dinamarca se miden unas horas antes en Kharviv, al este de Ucrania.

Las críticas de dos importantes entrenadores lusos, Manuel José y Carlos Queiroz, al entorno de “circo” que rodea a la selección de Cristiano Ronaldo provocaron revuelo en la localidad polaca de Opalenica, donde está concentrado el combinado portugués.

Tal fue el efecto que la Federación Portuguesa de Futbol intervino para calmar los efectos de la polémica venida de Lisboa.

“Existe una tristeza entre los jugadores, pero no afecta al rendimiento, veo en este equipo serenidad para concentrarnos en nuestros objetivos”, manifestó su vicepresidente, Humberto Coelho.

El seno de la concentración alemana, sin embargo, emite sensaciones contrarias a la ansiedad lusa.

Desde Gdansk a los jugadores de la Mannschaft se les ha visto montar en bicicleta relajados e incluso recibir la visita de la canciller alemana, Angela Merkel.

No obstante, el seleccionador alemán, Joachim Lowe, avisó del potencial luso: “Son uno de los mejores equipos del mundo en las transiciones para el ataque”, apuntó.

Ni la sorprendente derrota ante Suiza (5-3) ni la raspada victoria contra Israel (2-0), ambos amistosos previos a la Eurocopa, han amilanado a los perseverantes alemanes.

Todo lo contrario a la selección portuguesa. La derrota frente a Turquía por 1-3 y un empate sin goles ante Macedonia pusieron al equipo en el disparadero.

La ausencia de un delantero centro de garantías y la desconcentración defensiva son los principales reproches al juego de Portugal, que pondrá en liza su habitual 4-3-3.