Cercano epílogo del juicio a Clemens

Cercano epílogo del juicio a Clemens
Roger Clemens al instante de arribar ayer al tribunal en Washington. El proceso entra en sus etapas finales.
Foto: AP / Haraz N. Ghanban

WASHINGTON – El juicio por perjurio contra Roger Clemens completó ayer su etapa de testimonios.

El gobierno presentó ayer tres testigos de refutación luego de que la defensa terminó de presentar su parte.

Esta es la novena semana del juicio que determinará si Clemens mintió al Congreso en el 2008 cuando dijo que nunca había usado hormonas de crecimiento humano ni esteroides.

Los miembros del jurado escucharon a 46 testigos a lo largo de 26 días de testimonios. El ultimo testigo fue el agente del FBI John Longmire, quien acudió tres veces al estrado.

Los argumentos de cierre se presentarán hoy. El caso podría quedar en manos del jurado hoy por la tarde.

Ayer el ex lanzador declinó testificar.

Luego de que la defensa concluyera su caso, el jurado fue sacado de sala y el juez de distrito Reggie Walton preguntó a Clemens si estaba consciente de su derecho a no testificar.

Clemens fue al podio, se inclinó y dijo con voz grave: “Sí, señor, lo estoy, no voy a testificar”.

Walton le preguntó si había tenido oportunidad de discutir esa decisión con sus abogados.

“Sí señor juez, ciertemente la tuve”, respondió.

Justo antes de que la defensa terminara su parte, el abogado de Clemens Michael Attanasio leyó una estipulación acordada entre las partes, relacionada a los exámenes antidopaje a los que Clemens se sometió en sus últimas cinco temporadas. La estipulación indicó que Clemens no dio positivo a esteroides en el 2003, cuando Major League Baseball hizo pruebas aleatorias para determinar si era necesario realizar pruebas mandatorias.

También indica que Clemens no dio positivo a esteroides desde 2004 a 2007, cuando MLB hizo pruebas mandatorias al azar.

Major League Baseball no hizo pruebas para esteroides antes de 2003, y nunca para la hormona de crecimiento humano durante la carrera de Clemens.

Brian McNamee, expreparador físico de Clemens, testificó haber inyectado al lanzador con esteroides en 1998, 2000 y 2001, y hormona de crecimiento humano en el 2000.

El ultimo testigo de defensa, el exdirector de seguridad de los Yankees de Nueva York, testificó ayer que no se le puede creer a McNamee.

“No creo que se le pueda creer bajo juramento”, dijo Gerald Laveroni, director de seguridad del club entre 2000 y 2010.

Laveroni, quien coincidió con Clemens y McNamee en 2000 y 2001, dijo que veía a diario a McNamee.

El abogado de Clemens Rusty Hardin le preguntó cuánta credibilidad tiene McNamee.

“Cero”, fue su respuesta.