Impulsan castigo por fraudes hipotecarios

Nueva York/EFE – El fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, presentó ayer un proyecto de ley que busca castigar las prácticas comerciales fraudulentas en los embargos hipotecarios, un tipo de fraude que afecta sensiblemente a los hispanos.

“Muchos neoyorquinos de clase media tienen los ahorros de su vida en su casa y quitarle la vivienda a una familia de forma fraudulenta es un crimen que merece cárcel”, afirmó el fiscal Schneiderman al presentar el proyecto de ley en la Asamblea.

El proyecto, conocido como “Ley de Prevención de Fraude en Ejecución Hipotecaria de 2012”, prevé sanciones “severas”, incluidas penas de cárcel, para quien de forma intencionada cometa este tipo de fraudes, que se dispararon en los últimos años y que afectan en gran medida a latinos y afroamericanos.

La propuesta, auspiciada por la asambleísta demócrata Helene Weinstein, propone castigar con hasta un año de cárcel y mil dólares de multa a los agentes hipotecarios que autoricen, preparen, ejecuten u ofrezcan la presentación de documentos falsos en una acción de ejecución hipotecaria residencial.

Además, busca que se tipifique como delito mayor, con penas de hasta cuatro años de cárcel, que los agentes hipotecarios se involucren en múltiples actos de fraude en ejecuciones hipotecarias.

Sólo en Nueva York, una de cada diez hipotecas está en peligro de terminar en embargo, y las familias “en riesgo” de ejecución superan las 600,000, según cifras de la oficina del fiscal.