Padres y madres aprenden a hablar de sexo

El primero de junio, un grupo de padres y madres de familia asistió a una importante graduación, esta vez no de sus hijos si no la suya propia.

The Children’s Aid Society celebró este viernes su ceremonia anual en la que 120 padres y madres se graduaron del programa Parent Family Life & Sexuality Education.

El objetivo del programa de vida familiar y educación sexual es brindar a los padres herramientas para comunicarse mejor con sus hijos adolescentes sobre temas relacionados con la sexualidad. Durante cinco meses, los padres y madres participantes del programa asisten a talleres y charlas sobre prevención de embarazos tempranos y prevención de enfermedades de transmisión sexual, entre otros temas.

Rosalinda Alvira, madre soltera de dos muchachos de 11 y 13 años, es una de las madres que se graduó del programa. Su principal motivación para participar en este programa de educación para padres fue su deseo de estar mejor informada de lo que sus hijos estaban aprendiendo en el colegio, para así estar mejor preparada para responder sus preguntas. Cabe recordar que a partir de agosto del año pasado se hicieron obligatorias las clases de educación sexual en las escuelas públicas de la ciudad.

“Mis hijos me pueden preguntar cosas como ‘por qué esta persona es gay’, o ‘por qué estas personas se comportan así’, o qué significa alguna palabra, y ahora en lugar de tomarme por sorpresa puedo responder de manera acertada, y eso para mí es muy motivante. Quiero estar segura de que sepan las cosas por mí y no por otros medios, porque quiero poder darles la información correcta para que ellos después puedan tomar las decisiones correctas”, dice Rosalinda.

Para Rosalinda, es fundamental que más padres de la comunidad estén involucrados en la educación sexual de sus hijos. “Creo que esto ayudaría a evitar más embarazos adolescentes, y enfermedades de transmisión sexual, porque los muchachos están iniciando su actividad sexual cada vez más jóvenes”.

Nuestra cultura latina, dice Rosalinda, tiende a veces a bloquear temas que pueden ser difíciles de hablar con los hijos, como el sexo. Por lo mismo, “es fundamental tener la mente abierta. Abrir la mente y procurar el dialogo con nuestros hijos”.