Portugal y Holanda obligados a ganar

Portugal y Holanda obligados a ganar
ECristiano Ronaldo siente presión al no haber anotado por Portugal.
Foto: AP

CRACOVIA, Polonia/AP – Cristiano Ronaldo y Holanda tienen algo en común: ambos son blanco de burlas.

Uno de ellos debería silenciar a sus muchos críticos hoy.

Ronaldo, el astro del Real Madrid, se perdió varias oportunidades claras de anotar contra Dinamarca. Y fue el substituto Silvestre Varela quien marcó el gol ganador que mantuvo vivas las esperanzas portuguesas de avanzar en la Eurocopa.

Ese mismo gol de Varela fue igualmente afortunado para Holanda, pues mantuvo sus mínimas posibilidades de avanzar, pese a haber perdido sus dos partidos iniciales. Enfrenta además a los portugueses contra los holandeses en un duelo decisivo por tercera vez en ocho años.

“Nuestro oponente está herido y va a tratar de recuperarse contra nosotros”, dijo Varela.

Desafortunadamente, los choques entre los dos equipos han dejado muchas heridas, ninguna mayor que el partido en la Copa del Mundo del 2006. En un encuentro de sorprendente violencia, que produjo cuatro tarjetas rojas, Portugal venció a Holanda 1-0. Los portugueses también vencieron a los holandeses en semifinales de la Euro 2004.

El partido de hoy en el Grupo B va a eliminar al menos a uno de los dos de la competencia y quizás a ambos, dependiendo del resultado de Dinamarca contra Alemania.

En total, los holandeses han vencido a Portugal sólo una vez en los últimos 10 encuentros, en 1991, y hoy necesitan imponerse por dos goles para avanzar, y que Alemania derrote a Dinamarca.

Pero incluso una victoria pudiera no ser suficiente para Portugal, aunque una derrota tampoco le eliminaría. Con tres puntos, tienen la protección de que carecen los holandeses.

Más allá de la suerte de las naciones y millones de hinchas, está en juego también mucho honor personal, especialmente para Ronaldo, que rivaliza al argentino Lionel Messi como el jugador más mencionado como el mejor del mundo, pero que ha andado mal en el torneo. La mala forma del capitán de Portugal es difícil de entender si no es analizada en el contexto de su tendencia a decepcionar por la selección.

El hombre que anotó 60 goles por el Real Madrid la campaña pasada no ha conseguido uno solo en sus últimos cuatro partidos con Portugal, pero retiene la fe de sus compañeros.

Aún así, el equipo portugués carece de un goleador prolífico en la posición de centrodelantero y un armador capaz de confundir a defensas preparadas para maniatar a Ronaldo y Nani.