Polémica por marcha de embarazadas en Perú

Lima/EFE – Una marcha de embarazadas que recorrió ayer las calles de Cajamarca (norte de Perú) con el fin de exigir la anulación de un proyecto minero desató una polémica en Perú, en la que se implicó incluso el presidente Ollanta Humala.

Con consignas como “mi hijo me dice- mi futuro se respeta” y “queremos un buen futuro para nuestros hijos, por eso marchamos”, las embarazadas se dirigieron hasta la Plaza de Armas de Cajamarca en compañía de otros opositores al proyecto Conga.

“No comparto las políticas de utilizar a madres gestantes en marchas políticas, no me parece correcto”, afirmó Humala a la emisora Radio Programas del Perú (RPP).

La polémica se instaló desde que se supo de la participación de embarazadas en las protestas que se realizan en Cajamarca desde hace días.

Este lunes uno de los líderes opositores a Conga, el presidente del Frente de Defensa de Cajamarca, Idelso Hernández, señaló que el carácter voluntario y pacífico de la participación de las embarazadas en las protestas le da legitimidad.

En las redes sociales se comparó la situación de Cajamarca con la participación activa de la esposa de Humala, Nadine Heredia, en los multitudinarios mítines de la campaña electoral, donde se presentaba en diversas provincias pese a su avanzado estado de gestación. Para la ministra de la Mujer, Ana Jara, las embarazadas que participan en la marcha de Cajamarca “incurren en un delito” y según ella su participación en una protesta está penada por ley.

“Acá no cabe que sea por decisión propia (de la madre). El hecho es que se expone a estado de peligro la salud e integridad del concebido, y no existe justificación alguna que pueda avalar esta medida”, sostuvo Jara en una entrevista con Radio Programas del Perú.Para el presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdés, esta medida es “sinónimo de desesperación”, mientras que el ministro de Justicia, Juan Jiménez, pidió a los pobladores “no llegar a extremos”.