Testimonio

Testimonio
Ruth Jiménez perdió a su hijo.
Foto: efe

Washington/EFE – Los policías de Puerto Rico “se convierten en cómplices, callan y mienten” para encubrir a sus colegas que cometen abusos, afirmó Ruth Jiménez, cuyo hijo, de 28 años de edad, murió en custodia policial.

“Han pasado cuatro años y ocho meses desde que los policías mataron a mi hijo”, afirmó Jiménez en una conferencia en el Edificio Nacional de la Prensa en Washington a la cual concurrió invitada por la Unión de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés).

Según la investigación de ACLU y los informes forenses, el hijo de Jiménez, Jorge Polaco, llegó muerto a un hospital con siete heridas de bala en la espalda y una en su hombro derecho.

“Nunca he recibido información oficial, de la policía, sobre qué ocurrió con mi hijo, y lo que he averiguado lo he averiguado con mi propia investigación”, dijo Jiménez.

“Han pasado cuatro años y ocho meses desde que los policías mataron a mi hijo”, afirmó Jiménez en una conferencia en el Edificio Nacional de la Prensa en Washington a la cual concurrió invitada por la Unión de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés).