En juego la presidencia de Fernando Lugo

El presidente paraguayo será sometido a juicio político.

En juego la presidencia de Fernando Lugo
El presidente Fernando Lugo, habla en la sede del Palacio de Gobierno.
Foto: Andrés Cristaldo / EFE

ASUNCIÓN – El presidente paraguayo Fernando Lugo será sometido a juicio político para una eventual destitución a pedido de la Cámara de Diputados bajo el cargo de mal desempeño en sus funciones.

El Senado, convertido en tribunal, admitió la acusación de la cámara baja y dispuso que hoy se desarrolle el juicio de valoración política desde las 12 hasta las 5 de la tarde, de acuerdo con el informe de Jorge Oviedo, presidente del Senado.

El vicepresidente Federico Franco del conservador Partido Liberal Radical Auténtico “está listo para asumir el mando y pacificar el país”, dijo el diputado liberal Enrique Sallim Buzarquis.

El Senado se reunió en forma extraordinaria para recibir la nota de acusación de los diputados y discutió la elaboración de un reglamento interno para el desarrollo del juicio. Una copia de la acusación fue enviada a Lugo para preparar su defensa, que podrá hacer personalmente o a través de abogados.

Hoy, durante una hora y media unos cinco diputados en condición de fiscales leerán la acusación. Luego habrá un receso de una hora y al reiniciarse, Lugo o sus abogados presentarán la defensa en un plazo máximo de dos horas. Posteriormente el Senado hará la valoración del descargo del mandatario y votará si lo destituye o lo absuelve.

Si el ex obispo católico es destituido, el Partido Liberal Radical Auténtico volverá a ocupar la presidencia del país luego de 76 años.

“Aquí está decidida la destitución de Lugo. Para mí esto es un golpe institucional. El juicio político es puro trámite. Apenas le dan dos horas para defenderse”, dijo el socialista Carlos Filizzola, hasta el sábado ministro del Interior de Lugo.

Luego de que la Cámara de Diputados resolvió pedir al Senado su juicio político por 76 votos a favor, uno en contra y tres ausencias, Lugo anunció que no renunciaría al cargo.

“Este presidente anuncia que no va a renunciar al cargo y que se somete con absoluta obediencia a la constitución y las leyes a enfrentar el juicio político con todas sus consecuencias”, dijo Lugo en conferencia de prensa.

Lugo instó al parlamento a “cumplir con trámites y plazos constitucionales que me ofrezcan como presidente de la república toda la garantía de una justa y legítima defensa”.

En medio de la fuerte tensión política, el teniente coronel Amado Ramírez, vocero del comando de fuerzas militares, indicó que “las fuerzas armadas se mantienen dentro de sus funciones específicas establecidas por las leyes, respetando la vigencia de la institucionalidad y el estado democrático”.

Lugo, de 61 años y enfermo de cáncer linfático, asumió el mando en agosto de 2008 y debe entregar el poder en agosto de 2013.