Romney promete solución migratoria

Aseguró que si gana la presidencia reemplazará la reciente medida de Obama

Romney promete solución migratoria
Mitt Romney saluda a varios asistentes al foro anual de la Asociación de Oficiales Electos Latinos, NALEO.
Foto: ap

Orlando/EFE – El virtual candidato presidencial republicano, Mitt Romney, prometió ayer ante un foro latino su propio plan migratorio que reemplace la medida provisional anunciada por el presidente Barack Obama el viernes pasado, como parte de sus esfuerzos por captar el voto hispano.

Durante un discurso ante la 29 conferencia anual de la Asociación Nacional de Funcionarios Electos Latinos (NALEO), Romney acusó a Obama de oportunismo político al anunciar la suspensión de la deportación de ciertos estudiantes indocumentados.

“Algunos me han preguntado si dejaría en pie la orden ejecutiva del presidente. La respuesta es que pondré en marcha mi propia solución a largo plazo que reemplazará, sustituirá a la medida temporal del presidente”, dijo Romney, al referirse a la directriz del viernes pasado.

Esa directriz beneficiaría al menos a 800,000 estudiantes indocumentados que llegaron a EE.UU. cuando eran menores, y que podrán obtener un permiso de trabajo temporal renovable de dos años. La medida, sin embargo, no ofrece una vía para la legalización.

Romney se presentó ante el NALEO un día antes de que lo haga Obama, mientras republicanos y demócratas cortejan activamente a los poco más de 12.2 millones de hispanos que acudirán a las urnas el próximo 6 de noviembre.

Romney inició su discurso ante cerca de mil personas con sus conocidos ataques contra la gestión económica de Obama, al recordar que la tasa de desempleo entre los hispanos se sitúa en 11%, tres puntos por encima de la media, y que dos millones más de hispanos se sumaron a las filas de los pobres desde 2009.

Obama esperó tres años y medio para ofrecer ese alivio migratorio porque, por motivos electorales, sintió “la abrumadora necesidad de hacer lo que podía haber hecho desde el principio”, agregó.

“Como presidente, no me conformaré con medidas provisionales. Trabajaré con republicanos y demócratas para encontrar una solución a largo plazo… medidas que fortalezcan y faciliten la inmigración legal. Responderé al problema de la inmigración ilegal de forma civil y resuelta; quizá no estemos siempre de acuerdo, pero cuando haga una promesa, la cumpliré”, aseguró.

Se trata de la primera vez que Romney detalla un plan para una reforma migratoria, mediante el fortalecimiento de la vigilancia fronteriza y la ampliación de visas para extranjeros con altas destrezas laborales.

Grupos pro-reforma señalan que Romney también ha apoyado la “autodeportación” de los indocumentados y ha dicho que la ley SB1070 de Arizona debería servir de “modelo” para el país.