Alemania despacha a Grecia

Alemania despacha a Grecia
El capitán alemán Philipp Lahm (izda) celebra su gol con sus compañeros Jerome Boateng (d) y Mats Hummels, en el partido que ganaron a Grecia ayer.
Foto: EFE / KAMIL KRZACZYNSKI

GDANSK, Polonia/AP – Alemania exhibió todas sus virtudes y derrotó ayer 4-2 a Grecia para avanzar a las semifinales de la Eurocopa.

Vertical, veloz y contundente, la selección de Joachim Loew se impuso con goles de Philipp Lahm (39 minutos), Sami Khedira (61), Miroslav Klose (68) y Marco Reus (74).

Giorgos Samaras igualó transitoriamente por Grecia a los 55 y Dimitris Salpingidis maquilló el marcador con un penal a los 89.

Alemania se clasificó por séptima ocasión a las semifinales de la Euro, donde enfrentará el jueves al ganador del partido de mañana entre Inglaterra e Italia.

El campeón España choca hoy con Francia para decidir el oponente de Portugal, el otro semifinalista del torneo.

Loew se dio el lujo de dejar en la banca a titulares como Mario Gómez, el goleador de Alemania en esta Eurocopa con tres tantos, Thomas Mueller y Lukas Podolski, pero de todas formas sus reemplazantes demostraron que la selección germana es una de las favoritas, si no la gran favorita, para llevarse el título.

Finalmente, fue un pincelazo de genialidad el que abrió el marcador, cuando Lahm enganchó una pelota a botepronto y sacó un cañonazo con comba desde afuera del área que el arquero Michalis Sifakis no pudo atajar.

Alemania tuvo otras oportunidades antes del entretiempo, pero se fue al descanso con una ventaja mínima con sabor a poco, tomando en cuenta su abrumadora ventaja en posesión del balón (71-29% en todo el partido) y remates al arco (14-5).

Obligados a anotar, los griegos salieron con una mayor vocación ofensiva en el complemento y se esperanzaron con el gol de Samaras, quien empujó el balón a bocajarro para culminar un rápido contragolpe que inició Salpingidis por la banda derecha.

Khedira les devolvió la ventaja al prender la pelota en el aire desde cerca del punto de penal, Klose aumentó la diferencia con un cabezazo y Reus completó la sinfonía al enganchar la pelota de primera y mandarla al ángulo tras un rebote del portero griego.