Policías bolivianos exigen mejores sueldos

Policías bolivianos exigen mejores sueldos
Policías se tomaron ayer las instalaciones de una institución en Cochabamba.
Foto: AP

LA PAZ/Servicios Combinados – El motín policial que comenzó el jueves con la toma violenta de un cartel ubicado a pocos pasos del palacio presidencial de Bolivia se extendió ayer en la madrugada a cuarteles de las principales ciudades del país.

Los policías de base demandan al gobierno un aumento salarial y la derogación de una reciente norma disciplinaria y exigen negociar únicamente con el presidente Evo Morales, quien tuvo que anticipar su regreso de Brasil para atender la emergencia.

“La confrontación no es el camino adecuado para lograr reivindicaciones. Pido a mis camaradas reflexionar y deponer medidas de presión para sentarse a negociar con el alto mando”, dijo el Comandante General de la Policía coronel Víctor Maldonado en rueda de prensa.

La protesta comenzó la semana pasada con un campamento de las esposas frente a algunas unidades policiales en La Paz reclamando un salario para sus maridos similar al de los militares y una jubilación con 100% del salario.

El jueves un grupo de policías de base tomó por la fuerza un cuartel de una unidad antidisturbios ubicado a cien metros del palacio presidencial.

En Santa Cruz, Cochambamba, Oruro, Sucre y Tarija la policía se replegó a sus cuarteles y dejó a las ciudades sin patrullaje en las calles, según informes de medios locales y de dirigentes policiales. El movimiento no es secundado por los oficiales de la policía, que tiene 33,000 efectivos.

Las puertas del palacio presidencial permanecían cerradas ayer y soldados de la policía militar resguardaban el edificio con armas largas.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ofreció ayer atender las demandas de miles de policías amotinados por mejores salarios, después de que saquearan un edificio donde funcionan la Inteligencia y el Tribunal Disciplinario de la entidad, a unos 100 metros de su despacho.

El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, dijo que Morales regresó el jueves de la Conferencia de la ONU Río+20, dos días antes de lo previsto, porque tiene preocupación por la sublevación y ha ordenado a sus ministros resolver el conflicto.

“Nos ha instruido de manera expresa que se pueda trabajar, se pueda efectivizar la atención de los requerimientos de la Policía”, dijo Romero