Motín llega a su fin

Motín llega a su fin
Esther Corzon (derecha), suboficial y representante de los policías amotinados en La Paz, firma el acuerdo entre los oficiales y el Gobierno boliviano.
Foto: EFE

La Paz/EFE – El gobierno del presidente Evo Morales firmó ayer un acuerdo para subir los salarios de miles de policías bolivianos de bajo rango y terminar así su motín tras siete días de disturbios violentos y un cerco al Palacio de Gobierno y el Parlamento.

Los ministros de Gobierno, Carlos Romero, y Desarrollo, Teresa Morales, firmaron el convenio con representantes de los agentes tras muchas horas de negociación, durante las cuales el Ejecutivo insistió en que estaba en marcha un complot golpista con apoyo de la derecha y Estados Unidos.

El convenio aumenta el salario mínimo de más de 30.000 policías de bajo rango en 14 dólares mensuales y duplica una asignación de víveres, de tal forma que el agente peor pagado reciba 295 dólares, incluida una paga mensual extra de 57 dólares.

Romero explicó que el incremento en efectivo, sumado al valor monetario de los víveres, representa para los agentes un aumento del 20%, récord en 14 años, aunque reconoció que no cubre sus “expectativas legitimas”.

El salario mínimo de Bolivia, uno de los países más pobres de América, es de 144 dólares mensuales, mientras que el sueldo medio apenas pasa de 546.

El acuerdo firmado también asegura que no habrá represalias contra los líderes de los amotinados, crea una De v .x fensoría del Policía, reconoce la jubilación con el 100% del salario y revisa una ley disciplinaria que, según los agentes, no les permite defenderse.

Los términos económicos del convenio fueron aceptados a regañadientes por algunos sectores de amotinados, que lo creen insuficiente.