Mark Cavendish al podio

Mark Cavendish al podio
Mark Cavendish (extremo derecho) cruza primero la meta en la etapa de ayer.
Foto: AP / Laurent Rebours

TOURNAI, Bélgica/AP – Mark Cavendish se alzó ayer con la segunda etapa del Tour de Francia tras triunfar en un embalaje masivo y Fabian Cancellara conservó la casaca amarilla de líder en un trayecto mayormente plano por Bélgica.

Las primeras posiciones en la clasificación general no cambiaron ya que el campeón del año pasado Cadel Evans, de Australia, y otro aspirante a la victoria, el británico Bradley Wiggins, se mantuvieron en el pelotón a lo largo de los 207.5 kilómetros (130 millas) entre Vise y Tournai.

Cavendish se apuntó su 21ra victoria en una etapa del Tour y demostró que sigue siendo el gran candidato en los embalajes. También ganó tres etapas del Giro de Italia y dos de la Vuelta a Omán este año.

En el Tour está librado a sus propias fuerzas básicamente porque su equipo Sky trabaja para que Wiggins le dé a Gran Bretaña su primera casaca amarilla de líder en el Tour.

“Vine a esta etapa con menos presiones que nunca en el Tour”, comentó. “Normalmente en el pasado todo el equipo trabajaba para mí. Generalmente gano por varias bicicletas, pero hoy me tuve que esforzar en la llegada. No fue nada fácil”.

Cavendish es conocido por su temperamento y se molestó cuando un periodista le dijo que su equipo parecía empeñado en darle a él el título de velocista y a Wiggins la camiseta amarilla.

“No hay dos objetivos. Hay uno solo”, respondió visiblemente irritado.

También negó que esté más enfocado en los Juegos Olímpicos de Londres, donde será uno de los favoritos para llevarse el oro en la prueba de ruta.

“El Tour es la carrera más linda del año. ¡Es el Tour de Francia! No puedo decir que los olímpicos sean más importantes”, manifestó.

La única escalada de la jornada fue en al ciudad medieval de Namur y no muy empinada. El terreno llano ayudó a que los ciclistas se mantuviesen a raya entre sí y corriesen en pelotón para contrarrestar el viento, sentando las bases para una llegada en masa. Tres ciclistas intentaron una fuga y fueron neutralizados a unas nueve millas de la meta.

La prueba vuelve a Francia hoy, con una etapa llana de 197 kilómetros (123 millas y un octavo) entre Orchies y Boulogne-sur-Mer, ciudad pesquera sobre el Canal de la Mancha.