Familias adoptivas latinas para niños latinos

En 1970, un grupo de padres adoptivos preocupados por las graves demoras que habían encontrado durante el proceso de adopción de sus niños mediante el sistema de hogares de crianza, fundaron una organización llamada Concilio de Niños Adoptables, o Council on Adoptable Children, con el propósito de acelerar esos trámites y de prestarse apoyo los unos a los otros. Desde 1990, COAC forma parte de la familia de casi 100 organizaciones comunitarias de la Hispanic Federation.

Aunque desde entonces ese proceso de adopción se ha agilizado mucho, en la Ciudad de Nueva York todavía hay miles de niños que viven separados de sus familias. Algunos se encuentran en una situación grave, porque tienen pocas posibilidades de que los adopten, ya que son demasiado grandes, o tienen hermanitos o hermanitas, o discapacidad, o problemas de salud. Y muchos de ellos son hispanos.

“En nuestra ciudad”, explica Ernesto Loperena, director ejecutivo del Concilio de Niños Adoptables, “sigue habiendo cientos de niños liberados legalmente o en proceso de liberación para su adopción, que llevan años en el limbo del sistema de hogares de crianza. COAC se dedica a reclutar padres para dichos niños en espera y a ayudar a reducir el tiempo de espera para encontrar un hogar y familia permanentes”.

En sus más de cuatro décadas de existencia, COAC ha reclutado más de 9,000 familias adoptivas y ha ayudado a ubicar a más de 3,500 niños latinos y afroamericanos a través de sus programas de adopción de niños.

La diferencia entre el número de familias reclutadas y el de niños adoptados se debe a que muchas parejas o personas solteras con deseos de adoptar se descorazonan o se sienten desalentadas por lo prolongado que pueden ser los trámites.

De unos 14,000 niños y niñas que viven en nuestra ciudad con familias temporeras o de foster care, que les cuidan de manera provisional o temporal, un 35% son latinos y un 30% (ó 4,400 aproximadamente) esperan ser adoptados. La espera promedio es de cuatro años y medio.

Algunos son niños con necesidades especiales; otros tienen entre ocho a 17 años y por lo tanto se les considera demasiado grandes para ser adoptados. En muchos casos, se trata de varios hermanitos y hermanitas que no se deberían separar.

“En 1992”, comenta Ernesto Loperena, “COAC puso en marcha el primer servicio independiente de ayuda a padres y madres afectados por el SIDA para que diseñen “planes de permanencia” para sus hijos y eviten así su colocación en el sistema de cuidado de crianza.

Desde que comenzó el Programa de Adopción de Huérfanos con SIDA de COAC, la agencia ha vinculado a unos 2,000 niños huérfanos con esa enfermedad con padres adoptivos o tutores.

Interesados en adoptar un niño, o en el trabajo de Concilio para Niños Adoptables (COAC), que funciona en el piso 15 del 589 de la Octava Avenida, en Manhattan, pueden llamar al (212) 475-0222 o visitar su sitio Web, http://www.coac.org.