Atentados en Afganistán dejan 23 muertos

KABUL/AP – Bombas caseras y ataques insurgentes mataron a 16 civiles afganos, cinco policías y dos miembros de la coalición militar encabezada por Estados Unidos en el sur de Afganistán, donde los milicianos tratan de recuperar el territorio, informaron ayer las autoridades afganas y la OTAN.

El aumento de las fuerzas afganas y de la coalición durante los últimos dos años sacó a muchos de los combatientes talibanes de sus bastiones en el sur, pero los insurgentes intensificaron sus ataques en las últimas semanas para recuperar las áreas clave.

Los civiles, incluidos mujeres y niños, murieron en tres explosiones en el distrito de Argistán, fronteriza con Pakistán.

El portavoz del gobierno de la provincia de Kandahar Ahmad Jawed Faisal dijo que una bomba estalló cuando una minifurgoneta le pasó encima el domingo por la mañana. Una segunda bomba fue detonada cuando varios civiles, que iban en un tractor, llegaron al lugar para ayudar a las víctimas.