Cuidado con el consumo de drogas durante el embarazo

La ingesta de drogas durante la gestación puede provocar desde el bajo peso del bebé hasta problemas mentales.
Cuidado con el consumo de drogas durante el embarazo
Foto: Suministrada

Sin hacer un señalamiento o un juicio hacia la mujer que consume alguna sustancia que ponga en peligro su salud, es importante que esté sensibilizada acerca de que durante el proceso de gestación, tiene bajo su custodia la salud de su hijo.

No se trata de calificar si algunas de estas sustancias son más dañinas que otras, la doctora Laura León, especialista del Centro de Integración Juvenil, explica que: “por medio de la ingesta, el pequeño que viene en camino empieza a sentir los efectos de la droga que se consuma, debido a que es una conexión totalmente directa, por lo tanto el bebé corre el riesgo de generar dependencia”.

De acuerdo a la especialista, el hecho de que nazca aparentemente sano, no indica que lo esté, ya que cada una de las sustancias tóxicas a las que puede estar expuesta una mujer, causa distintos daños desde el momento de la concepción y continúan a lo largo del desarrollo, lo cual lo deja ante una expectativa de vida completamente desoladora. A continuación expone las drogas más comunes y sus consecuencias en su hijo:

Marihuana: Provoca que llegue menos oxígeno y nutrientes al feto, por lo que es común que nazca con un alto riesgo de desarrollar desórdenes de atención y problemas de aprendizaje que no pueden ser detectados hasta la edad escolar.

Cocaína: Interfiere con el flujo de oxígeno y nutrientes que recibe el feto. Al nacer suelen tener un peso y tamaño mucho menor que el que tendría un bebé cuya madre no consumió drogas. Además, tienden a tener la cabeza más pequeña, lo que puede indicar que el cerebro también lo es.

Heroína: Los pequeños desarrollan la adicción desde que están en el vientre, por lo que durante los primeros días o semanas de nacimiento presentan síndrome de abstinencia, que causa irritabilidad, disminución de los estados de alerta, temblores, movimientos anormales, hipertonía –tensión exagerada del tono muscular- y alteraciones del sueño. Durante el primer año de vida son frecuentes los trastornos de coordinación motora y altos niveles de actividad, además de poco auto-control.

Alcohol: Llega a registrarse desde un ligero a grave retraso mental, distracción, falta de concentración, retraso al hablar, problemas para oír o ver, problemas al relacionarse con otras personas y en controlar su comportamiento.

Tabaco: Disminuye los movimientos respiratorios fetales, altera la frecuencia cardíaca y representa un mayor riesgo de parto prematuro y de abortos espontáneos, así como de retardo del crecimiento fetal.

La especialista explica que si alguna de estas sustancias se combina, existe el riesgo de que los efectos de cada una de ellas se unan, causando un daño mayor e irreversible en el pequeño.

Por otro lado, cabe mencionar que aun cuando la madre juega un papel preponderante en la forma en que el bebé recibe el impacto del consumo de drogas, el padre también influye en ello, debido a que por alteraciones en los cromosomas se afecta su desarrollo cerebral y craneal, así como también puede haber malformaciones físicas.

Hacer frente a una adicción requiere de varios factores como la decisión de quien la vive por superarla, el apoyo de los seres queridos y de manera fundamental, recibir atención especializada. En este sentido la doctora Laura León, afirma que cuando una mujer con este problema, se sabe embarazada necesita acudir a un centro de rehabilitación independientemente de la atención ginecológica que reciba.

La especialista indica que la paciente requiere una atención integral y en lo que se refiere en concreto a la adicción, necesita un tratamiento encaminado a reducir el consumo de droga, ya que no es posible terminar de un día a otro con el problema.

La responsabilidad que implica un embarazo inicia desde procurar el bienestar de la madre para que como consecuencia, el bebé pueda aspirar a un desarrollo pleno y saludable, apartado del riesgo de vivir anclado desde su primer contacto, con la vida a las adicciones.

Para ver:

Trainspotting, dirige Danny Boyle, 1996.

Colaboración de Fundación Teletón México.

“El principio de ser pacientes es empezar con uno mismo”

bojorge@teleton.org.mx