Policía Nacional dominicana limpia la casa: Sale de 39 efectivos

Algunos de los despedidos estuvieron entre los que la semana pasada liberaron de forma ilegal a un colega
Sigue a El Diario NY en Facebook

Santo Domingo, 11 de Julio – La Policía Nacional dominicana anunció hoy la puesta en retiro de nueve oficiales de la institución y el despido de diecinueve de menor rango después de que un grupo de ellos asaltara la semana pasada el Palacio de Justicia de San Francisco de Macorís (noreste) para liberar a un colega preso.

Los policías en retiro son dos coroneles, un teniente coronel, tres mayores, dos primeros tenientes y un segundo teniente, según un comunicado de la Policía, quien acusó a los oficiales de “no tener actitud de mando y control”.

Esto, explicó, por permitir que un grupo de oficiales subalternos y alistados marcharan por las calles desde el cuartel general policial del municipio San Francisco de Macorís hasta el Palacio de Justicia de esa localidad, para liberar irregularmente de la cárcel preventiva al raso Marino Alfonso Torres, procesado por un caso en el que murió un presunto delincuente.

Por el mismo tema fueron despedidos un segundo teniente, cinco sargentos mayores, un sargento, seis cabos e igual cantidad de rasos, según la fuente.

La medida fue anunciada horas después de que el Poder Ejecutivo pusiera en retiro al general Miguel Raúl De la Cruz Reyna, quien se desempeñaba como director del Comando Regional Nordeste con sede en San Francisco de Macorís, donde ocurrió el suceso el pasado jueves.

El oficial defendió la acción de sus subordinados argumentado que el raso Marino Alfonso Torres corría riesgo en la celda ya que, según dijo en declaraciones publicadas por medios locales, personas no identificadas intentaron pasarle comida envenenada.

De acuerdo a medios locales, los policías, en una acción intimidatoria, recorrieron varias calles con sus armas en las manos y trasladaron a su colega hasta la sede policial en San Francisco de Macorís, a 135 kilómetros de la capital dominicana.

Las mismas informaciones aseguran que una vez en el cuartel, varios policías golpearon a un camarógrafo que grababa las incidencias, al tiempo que expulsaron a empujones a los periodistas.

Los afectados forman parte de un grupo de 39 miembros de la Policía Nacional cancelados o puestos en retiro por actuaciones irregulares, desempeño deficiente, violencia intrafamiliar, malas prácticas y comportamiento inapropiado, según informó hoy la institución del orden.