3BallMTY impone su tribal-guarachero

3BallMTY impone su tribal-guarachero
3BallMTY prepara su nuevo disco y promete que será una sorpresa para sus seguidores.
Foto: archivo

Los Ángeles – Cuando la música de 3BallMTY comenzó a sonar en algunas discotecas no sólo de México sino también de, por ejemplo, Alemania, ellos ni siquiera tenían la edad -legal- para pisar un antro.

De hecho todavía no la tienen -no rebasan los 20 años- para entrar a ciertos lugares de este país, donde se toca su música.

3BallMTY se presentó el viernes en el club SOB’s y ayer estuvo en el Central Park Summer Stage, donde compartió tarima con los también regiomontanos de Kinky, los argentinos de Auténticos Decadentes y el DJ Raff, ambas presentaciones parte de la Latin Alternative Music Conference que se llevó a cabo en la ciudad.

Ese sonido tribal-guarachero, como se le conoce a su estilo musical, mezclado con electrónica, les ha dado el éxito y el reconocimiento internacional.

Pero el colectivo no quiere repetirse en su segunda producción, en la cual ya están trabajando.

“Será muy diferente a lo que han escuchado de nosotros”, explicó Sergio Zavala, mejor conocido como DJ Sheeqo Beat, de 20 años. “Y creo que será mejor que ‘Inténtalo'”.

‘Inténtalo’, es el nombre del disco y del sencillo con el que se dieron a conocer.

3BallMTY no solo logró acaparar audiencia en su natal Monterrey, México, sino que brincó las barreras internacionales primero en Europa -sin tener un disco ni presentaciones, sólo por internet- y luego en Estados Unidos.

“En este nuevo proyecto la gente va a escuchar una evolución de nuestra música”, dijo Alberto Presenta de 19 años y conocido como DJ Otto. “Siempre hemos dicho que 3Ball ha sido una evolución desde que comenzó hasta la fecha y el disco que viene es totalmente una evolución de sonido”.

Aseguró que en el nuevo trabajo, que probablemente salga en diciembre, “verán que el 3Ball no se queda en lo mismo”.

Se espera que 3BallMTY regrese a la Gran Manzana en septiembre para participar en el Megatón Mundial de Polito Vega.