Gobierno niega lavado de dinero

Gobierno  niega lavado de dinero
El presidente Rafael Correa enfrenta graves acusacioes hechas por los empresarios ecuatorianos.
Foto: efe

Quito/EFE – El Banco Central del Ecuador (BCE) desmintió que tenga una cuenta bancaria en alguna institución financiera extranjera para sostener vínculos comerciales y financieros con Irán.

El BCE “no dispone de bancos corresponsales en el exterior para efectuar transferencias de recursos por operaciones de comercio exterior con la República Islámica de Irán, por lo tanto no se cuenta con ese mecanismo de pagos”, apuntó en un comunicado.

La institución bancaria ecuatoriana respondió de esta forma a una consulta del asambleísta opositor César Montúfar respecto de la eventual la existencia de esa cuenta bancaria en el extranjero, indicó este lunes la agencia pública Andes.

Políticos de oposición afirmaron hace unos días que un documento sobre comercio firmado por Ecuador e Irán en enero pasado contiene un compromiso del gobierno del presidente Rafael Correa de abrir una cuenta bancaria en terceros países para comerciar.

Ayer, el presidente de la Federación Nacional de Cámaras de Comercio de Ecuador, Blasco Peñaherrera, acusó al Gobierno de establecer un mecanismo para el lavado de dinero de Irán, país que está sujeto a sanciones internacionales.

En una rueda de prensa, Peñaherrera criticó un acuerdo sobre cooperación financiera adoptado entre ambos países el pasado enero durante la visita a Quito del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.

Según un acta del encuentro divulgada por parlamentarios de oposición la semana pasada, Ecuador se comprometió a que su Banco Central abra una cuenta en un banco de un tercer país en el que el Gobierno iraní tenga una cuenta para facilitar los intercambios comerciales entre ambas partes.

Además, el Banco Central “planteó la alternativa de operar con un banco de derecho privado y de propiedad pública, llamado Cofiec, el mismo que operará con bancos no sancionados por la ONU”, según el acta.

Peñaherrera afirmó que ambas cláusulas constituyen “un procedimiento de lavado de activos”.

“Se va a utilizar el Cofiec como lavandería del dinero más sangriento del mundo, que es el dinero del terrorismo”, dijo.