Le cae más cárcel a expolicía Peña

Lo sentencian a otros diez años por cargos de violar a una maestra de escuela
Le cae más cárcel a expolicía Peña
El agente Michael Peña, 28, durante su comparecencia en la Corte Criminal de Manhattan, el día de su primera sentencia.
Foto: David Handschuh / NY Daily News

MANHATTAN – A diez años de cárcel, por cada uno de los cuatro cargos, fue sentenciado ayer el ex policía Michael Peña por violar a una joven profesora que se dirigía a su primer día de clase el 19 de agosto del 2011.

La sentencia se cumplirá concurrentemente (al mismo tiempo) no sólo para estos cuatro cargos sino con la sentencia anterior, por un mínimo de 75 años, por otros cargos relacionados con el mismo crimen.

El jurado le declaró culpable de varias agresiones sexuales, pero no pudo llegar a un veredicto en estos cuatro cargos: dos por violación y otros dos por ataque sexual predatorio, con utilización de un arma cargada para amenazar y forzar a su víctima.

Tras recibir la primera sentencia, Peña, 28 años, decidió negociar su declaración de culpabilidad con la fiscalía por los cuatro cargos pendientes y no enfrentarse a un nuevo juicio con la esperanza de ganar la apelación, lograr reducir esa primera condena y no pasarse el resto de su vida en la cárcel.

“Esta corte no ha participado en las negociaciones para declararse culpable de los restantes cargos. Impongo esta sentencia solamente por una razón: para evitar que la víctima tenga que testificar de nuevo, pero el acuerdo no refleja la gravedad del crimen cometido”, declaró el juez.

Las negociaciones estuvieron a cargo de Evan Krutoy, fiscal a cargo del caso y el abogado defensor Ephraim Savitt.

En esta ocasión, la víctima, 25 años, no estuvo presente en la sala y Peña, que rehusó hacer declaraciones previas a la sentencia, no estuvo acompañado ni por su familia ni por su novia. Según su abogado, el condenado quiso evitarles este nuevo sufrimiento aunque el complicado caso está lejos de finalizar ya que está pendiente la apelación de la primera sentencia. “Está destruido, pero al menos tiene esperanza de salir algún día”, dijo Savitt.

“Creo que tengo una base sólida para apelar”, afirmó Savitt refiriéndose a la que califica de excesiva pena impuesta en la anterior sentencia, así como a que se cumplan consecutivamente (una después de otra) las condenas por cada cargo y no concurrentemente.

Savitt ha calificado la primera sentencia como un error judicial y la negociación de culpabilidad es parte de su estrategia para que su cliente salga de la cárcel con vida.

Para el abogado, 75 años de cárcel es una “sentencia astronómica” que no resiste comparación ni análisis con otros casos. “Entiendo que el mensaje tiene que salir, pero desde un punto de vista práctico esto no va a disminuir los crímenes y el castigo es desproporcionado”.