Arrestan a 48 por fraude al Medicaid

Infinidad de medicamento fue a dar con gente desprevenida
Arrestan a 48 por fraude al Medicaid
El FBI incautó más de 250 mil píldoras por un valor de 16 millones de dólares.
Foto: AP

NUEVA YORK.- Una red nacional de narcotráfico de medicamentos con receta médica compró infinidad de medicamentos contra el VIH además de otras drogas a beneficiarios de Medicaid extremadamente pobres de Nueva York y luego comercializó las píldoras a farmacias que las distribuyeron a consumidores desprevenidos, indicaron ayer las autoridades.

Los fiscales federales de Manhattan detallaron la conspiración en una conferencia de prensa donde se anunciaron los cargos contra los 48 acusados.

Se realizaron arrestos en Nueva York, Pensilvania, Massachusetts, Florida y Texas. El FBI incautó más de 250,000 píldoras por un valor de 16 millones de dólares.

Los acusados “llevaban adelante un mercado negro de píldoras con receta médica que implicó una doble estafa de proporciones gigantescas”, indicó Preet Bharara, procurador de Estados Unidos.

A diferencia de los casos relacionados con calmantes con receta médica y otros narcóticos adictivos, la red se especializaba en medicamentos costosos (algunos de ellos con un costo de más de 1,000 dólares por frasco) para enfermedades graves como VIH, esquizofrenia y asma.

Las autoridades estimaron que Medicaid perdió al menos 500 millones de dólares en reembolsos durante al menos cinco años por las píldoras que se dirigieron al mercado de segunda mano.

“Lisa y llanamente, la conspiración fue un robo a un programa financiado por los contribuyentes”, dijo Janice K. Fedarcyk, directora de la oficina del FBI de Nueva York.

Aunque la estafa generó un riesgo de que los pacientes pudieran acabar utilizando drogas de segunda mano que estuvieran vencidas o degradadas a causa de su almacenamiento en maleteros de automóviles o casilleros de almacenamiento, las autoridades señalaron que no se informó que ninguna persona haya sufrido daño alguno.

Según una demanda penal, al estafa surgió en las esquinas de los vecindarios pobres de Manhattan y el Bronx, donde algunos de los acusados comprarían las píldoras de una gran cantidad de beneficiarios de Medicaid que originalmente las habrían adquirido a un costo menor o nulo. En algunas instancias, los compradores habrían pagado 50 dólares por un frasco de píldoras que cuesta varios cientos de dólares.

Los vendedores “eran lo suficientemente vulnerables como para querer hacer algo de dinero en vez de tomar sus medicamentos”, dijo Bharara.