Automovilista que hirió a decenas en El Bronx se declara culpable

Fue condenado a 15 años por asesinato y agresiones de segundo y tercer grado.
Automovilista que hirió a decenas en El Bronx se declara culpable
Aharles Cruz y su hermano Miguel Colón en una foto del álbum familiar.
Foto: Candida portugues / edlp

EL Bronx – El automovilista que en un ataque de furia manejó como loco hiriendo a una decena de personas y matando a una, se declaró ayer culpable en la corte Suprema del Bronx.

El 12 julio 2009 Mark St. Pierre, 36, discutió con su esposa en el estacionamiento de un restaurante a donde había ido a dejar a su hija de 3 años. Enfurecido arrancó el auto y pisando el acelerador allí mismo chocó con dos carros.

Circulando a más de 80 millas en East Gun Hill Road el semáforo estaba en rojo y Miguel Colón, 36, con su hijo Sebastián, 6, cruzaban la calle.

Colón solo tuvo tiempo de salvar a Sebastián lanzándole hacia la acera antes de ser atropellado mortalmente por St. Pierre, que siguió pisando el acelerador y chocando hasta que su carro quedó inservible. Cuando intentó huir los testigos le acorralaron hasta que llegó la policía.

Ayer, St. Pierre se declaró culpable de asesinato en segundo grado, cuatro cargos de agresión en segundo grado, abandonar la escena del incidente y dos por agresión en tercer grado.

La jueza aceptó el acuerdo consistente en 5 a 10 años por el asesinato y 5 por abandonar la escena del incidente que se cumplirán consecutivamente. La condena por los otros cargos se cumplirá concurrentemente.

St. Pierre pidió que se le permitiera comunicarse con su hija pero la jueza respondió que eso corresponde al juzgado de familia.

“Está pidiendo visitar a su hija pero él le quitó eso a Miguel”, señaló Lourdes Román, de 34 años, madre de los hijos del fallecido, a la salida de la corte.

Para ella la condena que, como máximo será de 15 años, no es suficiente.

En el mismo sentido se manifestó Charles Cruz, 32, el hermano a quien Miguel cuidó como a un hijo.

“Esto no es lo que mi hermano hubiera querido… me dejó dos hijos a los que cuidaré como él me cuidó a mí”, declaró Cruz con lágrimas en los ojos.