Ayúdenos a ayudar a las familias migrantes

En los últimos años la migración de los migrantes centroamericanos ha aumentado drásticamente, según datos de los albergues que dan ayuda humanitaria en ruta. Más de 400 mil migrantes cruzan por México cada año debido a la falta de oportunidades laborales con salarios dignos y el aumento de la violencia en sus lugares de origen. México es la ruta forzosa a seguir hacia los Estados Unidos.

A causa de las políticas migratorias de los Estados Unidos, muchas familias centroamericanas han sido separadas y deportadas a sus países de origen, algunos de los deportados deciden emprender el viaje de regreso para reunirse con su familia. Wendy Mencías migrante hondureña fue deportada de Chicago, Illinois hace cuatro años pero desapareció en alguna parte de México, dejando a sus dos hijos ciudadanos estadounidenses a cargo de su suegra quien no pierde la esperanza de que algún día Wendy regrese a casa para reunirse con sus hijitos.

En la migración las mujeres son las más vulnerables, pues son presas de las redes de prostitución que las convierten en mercancía sexual. Muchas de ellas, desde su hogar, son abusadas sexualmente por sus parejas sentimentales y obligadas a prostituirse.

En México, los hombres temen arriesgarse a traer a una mujer en “La Bestia” pues saben que en el camino la delincuencia organizada se las pueden quitar y hasta matarlos. Las mujeres que viajan en la Bestia tienen que venir muy escondidas y protegidas.

El migrante se ha convertido en una mercancía que deja jugosas ganancias, tanto para el crimen organizado, la policía municipal, estatal, federal y hasta para los soldados del ejército mexicano, como para funcionarios corruptos que se hacen de la vista gorda permitiendo los abusos, robo, extorsión, secuestros y violaciones a los derechos humanos de los migrantes.

Para complicar este panorama, el 17 de julio el huracán “Carlota” interrumpió la travesía del migrante con el derrumbe del puente de Loma Bonita, entre Medias Aguas y Tierra Blanca, Veracruz. El tren “La Bestia” dejó de funcionar y miles de migrantes centroamericanos, en distintas zonas del sur del país, quedaron varados. Se estima que en Arriaga Chiapas, más de 2000 migrantes están en espera de la salida del tren hacia Ixtepec, Oaxaca, provocando una verdadera emergencia migratoria.

Hacemos un llamado a todos los lectores para ayudarnos a ayudar, estamos realizando una colecta de víveres, si desea ayudar puede hacer su donación en línea http://www.todossomos-elviraarellano.com/

Sus donativos serán utilizados para la compra de agua y víveres. Después de 25 días sin transitar, los migrantes ya no tienen ningún recurso. Llegan hambrientos, sedientos y lastimados. ¡Su ayuda se necesita…!