Los secretos de Andrew Cuomo

Tal parece que Andrew M. Cuomo nunca ha escuchado el refrán “el que no tiene hecha, no tiene sospecha”.

Entiéndase que el gobernador de New York es el político de estos tiempos que más control ejerce sobre el flujo de información de lo que acontece en su administración. A tal punto es la obsesión de secretismo del mandatario, que su itinerario –repartido electrónicamente a los medios la noche anterior – simplemente informa que el susodicho estará en tal o cual área (ya sea Albany, NYC u otra parte en alguno de los 62 condados del estado), sin más detalles de lo que estará haciendo.

El control de Andrew “Control Freak” Cuomo en su gestión como gobernador se remonta a sus días como Attorney General. Pero ahora se ha agudizado su obsesión por el secretismo a pesar de que el brillante y prometedor político ha hablado hasta por los codos acerca de tener un “gobierno transparente”. Cuomo reconoce que usted tiene derecho a saber lo que hacen aquellos que trabajan para el pueblo.

Sin embargo, en días recientes, en dos reportajes separados del Daily News y el New York Times, se ha divulgado cómo el gobernador no utiliza el correo electrónico ni los llamados aparatos inteligentes para que no haya rastro de lo que él ha hecho o está llevando a cabo tras bastidores. Detallan los reportajes que el mandatario solamente usa su BlackBerry. Este tipo de teléfono móvil tiene un sistema en que solo los interlocutores a los que él les da el número pueden comunicarse con él.

Cuomo puede hacer lo que le plazca en su vida privada, pero como gobernador la prensa,-que a su vez le informa a las masas- tiene que tener acceso a lo que hace un individuo a quienes ustedes eligieron como su empleado y que ahora actúa como tirano.

Bajofuego@eldiariony.com