Romney contraataca y Obama busca fondos

Sigue a El Diario NY en Facebook
Romney contraataca y Obama busca fondos
Mitt Romney
Foto: AP

WASHINGTON/AP – Un Mitt Romney en pleno contraataque buscaba alejar la atención de la ciudadanía de sus antecedentes empresariales y sus declaraciones de impuestos, con una nueva embestida contra lo realizado por el presidente Barack Obama.

El mandatario, preocupado por la posibilidad de perder la ventaja financiera en la contienda, recurría a Texas ayer “un estado que suele favorecer a los republicanos” para recaudar dinero de los homosexuales, los hispanos y algunos donantes acaudalados.

El candidato presidencial republicano planeaba hacer campaña ayer en el área de Pittsburgh, incrementando sus críticas a Obama en un estado que ha demostrado ser un campo de batalla difícil para el Partido Republicano en elecciones presidenciales.

Romney ha acusado a Obama de amiguismo: dice que concedió subvenciones federales y garantías de crédito a compañías de energía alternativa operadas por donantes y partidarios de Obama.

Se espera que el presidente mantenga su ofensiva contra Romney, bajo el argumento de que las políticas fiscales del republicano beneficiarían a los ricos y eliminarían empleos. Su campaña por la reelección siguió atrayendo la atención de los electores a la época en que Romney estuvo en Bain Capital, la firma privada de valores que fundó en 1984.

Sin embargo, la meta central de Obama en Texas es captar dinero. Encabezará dos actos de recaudación de fondos en Austin y dos en San Antonio, en los que se espera obtenga aproximadamente cuatro millones de dólares en total.

Uno de los eventos en San Antonio está enfocado en parte a los latinos y contará con la presencia de la actriz Eva Longoria.

Las actividades se realizan en momentos en que un alto asesor de Romney planteó la posiblidad el lunes de que el candidato republicano podría nombrar a su compañero de fórmula en los últimos días de la semana, con lo que elevó el nivel de expectativa en torno a lo que podría ser la decisión más significativa de Romney antes de las elecciones.

Sin embargo, no hay certidumbre sobre cuándo ocurrirá.