Familias se quedan sin techo tras incendio en El Bronx

Fuego obliga a evacuar a unas 350 personas de un edificio en la avenida Walton.
Familias se quedan sin techo tras incendio en El Bronx
La policía no permitió la entrada de los inquilinos al edificio, mientras evaluaban si la estructura del mismo era segura.
Foto: Humberto Arellano / EDLP

Nueva York – Decenas de familias quedaron sin un techo donde cobijarse, después que un incendio causara estragos en el edificio de El Bronx donde residían.

El siniestro de seis alarmas se desató aproximadamente a las 12:15 a.m. de ayer, en el edificio de seis pisos ubicado en el 975 de la avenida Walton, en el sector de Fleetwood, cerca del estadio de béisbol de los Yankees, indicó Ronald Werner, subjefe del Departamento de Bomberos.

“Unos 33 bomberos y de tres a cuatro civiles sufrieron heridas leves. Estamos investigando las causas”, expresó Werner. “Más de 200 bomberos combatieron las llamas”.

Aunque aún las autoridades no han dado a conocer la causa del fuego, Amarilis Bueno, inquilina del apartamento 6A de la parte sur del inmueble, dijo que supuestamente se originó por un cortocircuito en la caja de fusibles, ubicado en la cocina de su vivienda.

“En la mañana del martes, un electricista de la compañía del edificio vino a cambiar la caja de los brakes y dijo que mañana regresaba a tapar el hueco”, comentó Bueno, quien estaba junto con su esposo y dos sus perros, sentada en la grama del parque localizado frente a la edificación afectada.

Bueno, oriunda de la República Dominicana y madre de cinco hijos, narró los momentos de terror que vivió después que se percató que su apartamento se estaba llenando de humo.

“Un fuerte olor a quemado y las luces que se prendían y apagan nos despertó. Salía humo de la caja de brakes y chispas. En el techo se escuchaba los cables que explotaban”, precisó la mujer, que alcanzó a salir con lo que llevaba puesto, en pijama. “Fuimos los primeros en salir y llamamos al 911. No nos dio tiempo de sacar nada”.

Sin embargo, el mánager del edificio, Meyer Brecher, negó que hubiesen hecho algún arreglo eléctrico en el apartamento de Bueno.

“No es verdad. Están diciendo muchas cosas que no son ciertas”, dijo Brecher, quien se comprometió a reubicar a los inquilinos afectados.

Varios de los residentes se quejaron que las alarmas de incendios no sonaron. A lo que Brecher respondió que hace seis meses colocaron nuevas alarmas. El subjefe de los bomberos no confirmó esta información.

Unas 30 viviendas resultaron dañadas, de las cuales 10 quedaron completamente inhabitables.

La Cruz Roja proporcionó alimentos, medicinas y apoyo emocional a los damnificados. Además acondicionó una escuela secundaria y varios buses públicos como centros de ayudas.

“Entre 300 y 350 personas fueron evacuadas”, indicó Luis Avilar, miembro de la Cruz Roja de Nueva York. “Más de 100 personas que residen en la parte norte del edificio están regresando a sus apartamentos”.

El Departamento de Edificios comunicó que parte de la construcción en mención sufrió serios daños y que la ciudad ordenó a los propietarios reparar un pasadizo que podría colapsar.

Por vía telefónica Gloria Chain, portavoz del Departamento de Edificios, también manifestó que no existen registros de quejas sobre incendios u otros problemas en el inmueble.