Mujeres se unen para exigir días de enfermedad pagos

NUEVA YORK – Un grupo de mujeres -desde trabajadoras hasta funcionarias electas- decidieron unirse ayer para pedir que se someta a votación, en el Concejo Municipal, la ley que permitiría a los trabajadores tomar días de enfermedad con goce de salario.

Roberta Fernández, que trabaja como mesera en un restaurante del Bajo Manhattan, dijo que sin la aprobación de la ley, tanto ella como los trabajadores de dicha industria, sencillamente, no pueden enfermarse, porque corren el riesgo de ser despedidos.

“He visto cómo han despedido a varios de mis compañeros por llamar enfermos o porque tienen que llevar a su hijo al doctor”, explicó Fernández, que lleva trabajando 20 años en la industria de restaurantes.

Como parte de la iniciativa de la coalición, que lleva a cabo la Campaña por Días de Enfermedad Pagos, se están utilizando medios masivos de comunicación a fin de captar a votantes que estén a favor y enviarle un mensaje a la Presidenta del Concejo, Christie Quinn, para que coloque a votación el mencionado proyecto de ley.

Bajo la propuesta, se requeriría que la mayoría de las empresas con cinco o más empleados, proporcionen cinco días de licencia por enfermedad al año a sus trabajadores.

En una declaración, Quinn indicó que no creía “conveniente poner por el momento -en práctica- el proyecto de ley”, aduciendo que “la actual economía del estado amenaza la supervivencia de las pequeñas empresas”. Sin embargo, prometió que va a seguir discutiendo la legislación “en el contexto de la evolución de la economía”.

“Estamos en un año de elecciones”, dijo Torra Levine, una de las participantes,”queremos demostrar nuestra fuerza en las urnas”, precisó.

La concejal Julissa Ferreras, una de los 37 miembros del Concejo que apoya la medida, confió en que el proyecto sea puesto a votación para la sesión de otoño. “Ya es hora, porque no podemos seguir perjudicando a los trabajadores”, dijo la concejal.

Barbara Sibley, propietaria del restaurante La Palapa en Manhattan, aseguró estar de acuerdo con la ley “porque no puedo darme el lujo de manejar mi negocio sin mis trabajadores”.

Se estima que de aprobarse la propuesta de ley, se beneficiarían alrededor de un millón 500 mil trabajadores -la mayoría del sector de servicios- que podrían ausentarse de sus trabajos por una enfermedad, suya o de algún miembro de su familia, sin dejar de percibir salario.