Mayra Linares, tras los pasos de su padre

Quiere romper con la 'errónea percepción' que hay sobre su postulación

Mayra Linares, tras los pasos de su padre
Mayra Linares dice tener méritos propios para aspirar al puesto que actualmente ocupa su padre el asambleísta Guillermo Linares.
Foto: Suministrada

Nueva York – Para Mayra Linares la labor comunitaria y la política local son literalmente un asunto de familia, ya que creció en la casa del hoy asambleísta del Distrito 72 Guillermo Linares, primer dominicano en ocupar un puesto electivo en Nueva York.

Mayra Linares creó recientemente un comité de campaña para postularse el puesto que actualmente ocupa su padre. Un paso natural para ella, aunque para otros su candidatura evoca una problemática en la que los líderes puertorriqueños tienen sobrada veteranía.

Tras dejar a un lado su trabajo en la oficina del Gobernador Andrew Cuomo, -luego de ocho meses de labor- Mayra Linares, afirma que al margen del peso de su apellido, posee la experiencia necesaria para ocupar el puesto.

La posibilidad para postularse quedó quedó abierta para Mayra tras el anuncio de que su padre se postularía para el puesto que ostenta Adriano Espaillat en el senado estatal por el distrito 31. Ambos puestos estatales tendrán primarias electores el 13 de septiembre.

“Mi papá no está tratando de legarme su silla, es una percepción errónea. El está feliz como lo estaría cualquier padre porque sabe que podría desempeñarme bien en ese rol. Pongo sobre la mesa mi bagaje profesional y 15 años ayudando a una comunidad que me vio nacer y crecer”, explica Linares de 34 años de edad y madre de una niña de siete años.

De su lado, Ángelo Falcón, del Instituto Nacional para la Política Latina, considera que el hecho de que un candidato tenga una relación directa con un funcionario político limita en gran medida las posibilidades de otros aspirantes. “La representación hispana es en sí es reducida y esta tendencia hace aún más pequeña la posibilidad de crecer. Esta es una práctica común en familias de líderes puertorriqueños, como en el caso del congresista José Serrano y la postulación de su hijo José Serrano Jr; el asambleísta José Rivera y su hijo Joel Rivera. De ocupar el puesto de su padre, Mayra Linares crearía un precedente entre los dominicanos”, agrega.

Dicen que la manzana nunca cae lejos de su árbol y Linares y recuerda que con tan sólo cinco años de edad Mayra distribuía volantes de propaganda, cuando cumplió 15 años se unió a congresista Charles Rangel para trabajar con un programa juvenil y a los 18 años pasó a formar parte de la base del comité del partido Democrático en Washington Heights. Cumplidos los 23 años asumió el puesto de líder de distrito. “Mis padres son mi musa y de igual manera quiero convertirme en inspiración para mi hija y transmitirle el amor por la comunidad de la misma manera en que mis padres lo hicieron conmigo”, concluye.