Aprovecha bien tu plan del 401(K)

Si tenemos en cuenta que -aparte del valor de su casa y sus pensiones- más de la mitad de los estadounidenses tienen menos de $25,000 en ahorros e inversiones, y que inclusive un 27% posee valores por menos de $1,000, es evidente la importancia de contar con un plan de retiro 401(k) lo más saludable posible. Para eso lo primero es, naturalmente, participar en el 401(k) que te ofrezca tu empresa, pues hay muchos empleados que, aun teniendo a su alcance ese beneficio –que no les cuesta nada–, no lo aprovechan.

Una vez que tengas tu 401(k), es esencial que aumentes lo más que puedas tu participación, con al menos un 6.5% de tu salario, aunque si deseas un mejor rendimiento a largo plazo, tu contribución debería ser de alrededor de 8.5%. Por ejemplo, un trabajador de 30 años de edad con un sueldo promedio de $50,000 que aumente su contribución de 4% a 6%, habrá acumulado $295,000 adicionales en su 401(k) para cuando llegue a su edad de retiro.

Deberías hacer automáticas esas contribuciones, de forma que no dependan de que te acuerdes de hacerlas, y que aumenten cuando te suban el sueldo. También, aprovecha las orientaciones financieras que te ofrezca tu empresa, directamente o a través de un intermediario, para que lo que depositas en tu plan de retiro te produzca aun más.

Muy importante es que iguales con tu contribución la cantidad de dinero que aporta tu empresa a tu 401(k). Una buena noticia es que más de 300 firmas que habían suspendido estas contribuciones gratis en el 2009 debido a la crisis, han vuelto a establecerlas.Recuerda que si te vas de la empresa, no tienes por qué cerrar tu 401(k) y llevarte el dinero acumulado.