A pagar Penn State por el escándalo

NCAA impone castigo por el patrón de abuso sexual que envolvió a Joe Paterno
A pagar Penn State por el escándalo
Estudiantes de Penn State reaccionan al enterarse, vía televisión, de los castigos impuestos por la NCAA.
Foto: AP

INDIANAPOLIS – La asociación deportiva universitaria de Estados Unidos sancionó ayer a la Universidad de Penn State con una serie de medidas sin precedentes, incluyendo una multa de 60 millones de dólares, por el escándalo de abuso sexual que sacudió a uno de los programas deportivos más grandes y lucrativos del país.

Aunque la NCAA se abstuvo de imponer la ‘pena de muerte’ -cerrar por completo el programa de fútbol americano- el castigo es agobiante para un equipo que intenta empezar de nuevo. Otras sanciones incluyen la pérdida de todas las victorias del otrora legendario entrenador Joe Paterno entre 1998 y 2011.

Jerry Sandusky, un entrenador asistente retirado de Penn State, fue hallado culpable en junio de abusar sexualmente de varios jóvenes, a veces en el campus, a veces después de ubicarlos a través de la organización benéfica que fundó para los jóvenes en situación de riesgo.

Las medidas de la NCAA se producen a raíz de un devastador informe que afirmó que funcionarios universitarios ocultaron los señalamientos contra Sandusky hace más de una década.

El informe de la pesquisa del ex director del FBI Louis Freeh encontró que Paterno y otros tres administradores de Penn State ocultaron acusaciones de abuso sexual contra Sandusky.

La NCAA dijo que la multa de 60 millones de dólares es equivalente a los ingresos brutos anuales del programa de fútbol americano. El dinero se debe depositar en un fondo para programas externos para prevenir el abuso sexual o dar asistencia a las víctimas y no se puede utilizar para financiar ese tipo de programas en Penn State.

“El fútbol americano nunca volverá a ser puesto por encima de educar, cuidar y proteger a los jóvenes”, dijo el presidente de la NCAA, Mark Emmert.

Emmert advirtió la semana pasada que él no había descartado la posibilidad de cerrar el programa de fútbol por completo, al indicar que “nunca había visto algo tan atroz” como el escándalo de Sandusky.

El domingo, Penn State retiró una estatua de Paterno cuando se cumplían seis meses de su muerte por cáncer de pulmón a los 85 años. La familia Paterno divulgó un comunicado para criticar la decisión, al señalar que se tomó apresuradamente y antes de que se conozcan todos los hechos sobre el papel de Paterno en el escándalo de Sandusky.

En Washington, la Casa Blanca dijo que el presidente Barack Obama cree que “era la decisión correcta”.