Condenan el asesinato de niño en El Bronx

Funcionarios rechazan el más reciente crimen y piden reforzar leyes contra armas.
Condenan el asesinato de niño en El Bronx
Un grupo de vecinos dedicó ayer un momento de oración en el mismo lugar de la fatal balacera que segó la vida del pequeño Lloyd Morgan, de cuatro años de edad.
Foto: CORTESIA WILLIAM ALATRISTE

EL BRONX – La policía emprendió una cacería humana en busca del autor de la feroz balacera que dejó a una inconsolable madre que llora la muerte de su pequeño de cuatro años de edad.

En un caso más de violencia con armas, el tiroteo se desató en un parque de El Bronx, donde también resultaron heridos dos adultos.

Lloyd Morgan, de cuatro años, recibió un disparo en la cabeza y un hombre de 27, que todavía no ha sido identificado, resultó herido en el abdomen, poco después de un torneo de baloncesto.

La balacera se produjo alrededor de las 9:30 p.m., en un parque del conjunto de vivienda pública Forest Houses, en 735 Este de la calle 175 en Morrisania, según el informe de la policía.

Las víctimas fueron trasladadas al Hospital Lincoln, donde el niño murió poco después. El sobreviviente se encuentra en condición estable.

Una tercera víctima, un hombre de 21 años, que fue llevado al hospital Barnabas con heridas de bala en la mano, también se encuentra en condición estable, según las autoridades.

Mientras tanto, funcionarios electos reiteraron ayer su pedido para que se refuercen las leyes contra las armas ilícitas.

“Estoy profundamente entristecido por el incidente de anoche, donde un niño de cuatro años, Lloyd Morgan, cayó víctima de la violencia con armas mientras jugaba en un patio de recreo”, dijo ayer Ruben Díaz Jr., presidente de El Bronx. Díaz Jr. instó a la comunidad en general de El Bronx a denunciar en su oficina las armas ilícitas, a través del programa “Paz en nuestras calles”, que él promueve.

La madre del menor, Shianne Norman, indicó que Lloyd cumplió los cuatro años y pensaba ir a la escuela en septiembre. “Esto es absurdo”, manifestó la acongojada madre.

De la misma forma, el padre, quien tiene el mismo nombre, aseveró que éste es su segundo hijo muerto. Al primer hijo recién nacido lo mató una novia de ese entonces, quien después lo metió a un armario. La mujer fue arrestada y presa por el asesinato.

“Vamos a llegar hasta el fondo, cueste lo que cueste. Quién quiera que disparó va a pagar por la vida de este niño de cuatro años de nuestra comunidad”, dijo Eric Stevenson, asambleísta de El Bronx.

El asambleísta Marcos Crespo también condenó la trágica muerte del menor y exhortó para que la comunidad se una y denuncie a los responsables de este asesinato. “Debemos utilizar todas las herramientas para hacer frente a las armas ilegales y el comportamiento criminal en todas las comunidades, pero las herramientas deben ser utilizadas adecuadamente”, dijo el asambleísta refiriéndose a “Stop and Frisk”, porque no cree que la teoría del programa se haya utilizado eficazmente.

Entre tanto, el senador Rubén Díaz padre indicó que una de las soluciones para detener la violencia con armas es apoyar el programa de “Stop and Frisk”. “No podemos permitir que la matanza continúe. No podemos permitir que la violencia continúe. No podemos seguir diciéndole a los padres de las víctimas inocentes ‘lo siento y comprendo tu dolor’, mientras que prácticamente se le da carta blanca a los criminales y matones para continuar con estos disparos”, afirmó el senador.

En otro caso reciente, Isaiah Rivera, de tres años, fue herido de bala el domingo 8 cuando jugaba en una regadera de un parque en el conjunto habitacional Roosevelt en Bedford-Stuyvesant. La Policía arrestó a dos hombres en conexión con esta balacera y el pequeño fue dado de alta del hospital al día siguiente.

Al cierre de esta edición, las autoridades no habían arrestado a los autores de la balacera, por lo que pidieron la ayuda de la comunidad. Si tiene información sobre este caso, puede llamar confidencialmente al (800)57 PISTA.