Alguacil Arpaio se defiende

Phoenix, Arizona/EFE – El alguacil del condado Maricopa, Joe Arpaio, se sentó ayer en el banquillo de los acusados en la Corte Federal en Phoenix para defenderse de acusaciones de prácticas de perfil racial en su contra.

Vistiendo un traje de color negro y corbata roja, Arpaio respondió durante varias horas a las preguntas de los abogados relacionadas con sus operativos contra el crimen y la inmigración indocumentada, así como por los criterios que utilizan sus agentes para detener a una persona y cuestionarla sobre su estatus migratorio

Stanley Young, abogado de los demandantes, preguntó al alguacil sobre una carta de una mujer miembro de la milicia civil Minuteman dirigida a Arpaio en la que se quejaba sobre la presencia de jornaleros y preguntaba si era posible cuestionar a estas personas sobre su estatus migratorio.

Los lugares citados en esta carta fueron después los sitios donde Arpaio llevo a cabo operativos en contra de la inmigración indocumentada.

En 2007, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y el Fondo Méxicoamericano de Defensa Legal y Educación Fondo (MALDEF) presentaron una demanda en contra de la Oficina de Arpaio por prácticas de perfil racial en contra de conductores hispanos.

Young también cuestionó a Arpaio sobre sus declaraciones hechas al término de sus operativos en las que enfatizaba que nada lo detendrá para seguir aplicando las leyes migratorias y deteniendo inmigrantes indocumentados.

El alguacil, quien busca reelegirse el próximo mes de noviembre, tuvo que explicar que sus declaraciones durante una conferencia de prensa en 2007 -en la que aseguró que su agencia “va en contra de los ilegales primero y después en contra del crimen”- se referían a los dos leyes que hacían cumplir.

Durante sus declaraciones, Arpaio volvió a enfatizar que su departamento no utiliza el color de la piel o la raza para detener a una persona.

Afuera, manifestantes gritaban “arresten a Arpaio, no a la gente”.