Policía interroga a sospechoso de tiroteo en El Bronx

El sospechoso de 17 años admitió estar en la escena donde un niño perdió la vida en un parque.

Policía interroga a sospechoso de tiroteo en El Bronx
La comunidad del área se hizo presente durante una manifestación para apoyar a la familia y para que se refuercen las leyes contra las armas ilícitas.
Foto: CORTESIA WILLIAM ALATRISTE

NUEVA YORK – La Policía interrogó ayer a un adolescente en conexión con la balacera donde un niño perdió la vida en un parque de El Bronx.

El sospechoso, de 17 años, está en custodia de las autoridades, según indicó el Comisionado de Policía, Raymond Kelly, durante una conferencia de prensa realizada en One Police Plaza, pero no dio más detalles.

“El joven admitió estar en la escena del tiroteo y admitió el haber disparado al piso. Dijo que fue en defensa propia porque le estaban disparando”, indicó Kelly en la conferencia de prensa que era parte de una ceremonia de reconocimiento para los miembros de “Amor ante la Violencia” (LOV), un grupo de mujeres de Brooklyn que ayudan a las abuelas que cuidan a menores que están en peligro.

Lloyd Morgan, de cuatro años, fue herido fatalmente de un disparo en la cabeza el domingo 22 durante un tiroteo que se desató después de un torneo de baloncesto en el parque del conjunto de vivienda pública Forest Houses, en el 735 Este de la calle 175, en Morrisania, según el informe de la Policía.

Las otras dos víctimas heridas en la balacera fueron: Jason Courtney Kelly, de 27; y Christopher Forte, de 21.

La comunidad del área se hizo presente durante una manifestación para apoyar a la familia y para que se refuercen las leyes contra las armas ilícitas que ingresan al estado.

“Esto es una terrible tragedia”, dijo Jackie Hilly, directora ejecutiva de la organización New Yorkers Against Gun Violence. “La ciudad de Nueva York está inundada con armas ilegales que llegan de otros estados… seguimos trabajando con la comunidad de El Bronx para detener ese flujo de armas y la gente pueda ir a los parques o en las escuelas sin miedo a que les disparen”.

Una de las soluciones, según Hilly, es que la gente se comunique con sus funcionarios electos y pidan que refuercen las leyes contra las armas ilegales. El Departamento de Policía (NYPD) está ofreciendo una recompensa de $12,000 por información que conduzca al arresto de los responsables. Al cierre de esta edición no se había realizado ningún arresto.