Arpaio: arrestos no son por raza

El sheriff del condado de Maricopa responde a las acusaciones en su contra
Arpaio: arrestos no son por raza
Foto: AP

PHOENIX, Arizona.- Abogados defensores de los derechos civiles cuestionaron al sheriff “más rudo” de América sobre las motivaciones detrás de sus operativos para capturar a inmigrantes indocumentados con el fin de revelar un interés discriminatorio.

El sheriff Joe Arpaio, del condado Maricopa, se sentó en el banquillo de los acusados como parte de la recta final de una demanda en la que se lo acusa a él y a su agencia de hacer uso de los perfiles raciales durante sus detenciones de tránsito.

Correspondencias internas, cartas de sus constituyentes, boletines de prensa y las mismas declaraciones del sheriff a los medios fueron utilizadas como evidencias en su contra señalando su contenido discriminatorio.

“Nosotros creemos que toda la evidencia que presentamos en su conjunto demostrará que hay una práctica sistemática de discriminación contra los hispanos y que eso debe parar”, dijo Stanley Young, uno de los abogados demandantes.

Los demandantes iniciaron su interrogatorio del sheriff enfocándose en la forma en la que este -que lleva 20 años en el cargo- dio un giro de 180 grados a partir de 2005 para comenzar a enfocarse en combatir la inmigración ilegal.

Arpaio firmó un acuerdo en 2007 con el Departamento de Seguridad Interna, conocido como 287(g), que le permitió facultar a 160 de sus alguaciles con poderes para implementar las leyes de inmigración.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y el Fondo México-Americano para la Defensa y la Educación (MALDEF) presentaron evidencias que eran parte de un archivo personal del sheriff sobre inmigración, incluyendo algunas cartas.

En una de esas cartas, con fecha del 8 de agosto de 2008, una constituyente de la ciudad de Sun City le pedía a Arpaio que investigara el caso de unos trabajadores de un restaurante McDonald’s que hablaban solo español.

“No había ni un solo empleado en el sitio que hablara inglés”, leía la carta.

A un margen de esa carta, Arpaio escribió “para nuestros operativos”, y se la envió al teniente Brian Sands, el encargado de coordinar sus redadas de inmigración.

“Cualquier cosa que me llegue de inmigración, se la doy a él” dijo Arpaio, quien realizó una redada en esa ciudad varios meses más tarde.

Young cuestionó al sheriff repetidas veces sobre el contenido de otras cartas de sus constituyentes que no denunciaban ningún delito más allá del aspecto latino de las personas en cuestión.

Arpaio enfatizó varias veces durante su testimonio que no apoya el uso de perfiles raciales y que no basó sus operativos de redadas en las cartas con contenido racista que su agencia recibió. También dijo que delega a los oficiales la decisión de dónde y cómo implementar los operativos.

Young también cuestionó a Arpaio sobre el contenido de su último libro, conocido en inglés como Joe’s Law (La Ley de Joe), y una serie de comentarios denigrantes hacia los mexicanos dentro del mismo.

Arpaio enfatizó que no todo el contenido del libro le competía a él, puesto había sido escrito con un coautor.

El abogado demandante también presentó segmentos de entrevistas de los medios con el sheriff en las que dijo estar orgulloso de ser comparado con el Klu Klux Klan, y dijo que detenían a las personas por su vestimenta y su aspecto físico.

El abogado defensor Tim Casey argumentó que el sheriff no fue entrenado en el acuerdo 287(g) como sus oficiales, por lo cuál es lógico que no sepa cuales son las bases para detener a alguien de quien se sospecha que está ilegalmente en el país.

El juez Snow dijo que tomará una decisión el 2 de agosto basándose en los hechos tal y como son en el presente y no en 2007, cuando empezaron las redadas del sheriff.

Arpaio enfrenta una demanda más del Departamento de Justicia por acusaciones similares, que incluyen la violación de los derechos civiles de los latinos durante sus operativos de migración y abuso de poder.

El sheriff dijo durante el juicio -en respuesta a una pregunta de Young sobre si había cambiado sus operativos de inmigración dado a las demandas- que “se continuará haciendo lo mismo que se ha hecho estos últimos seis años”.